Ibuprofeno o Paracetamol ¿qué me tomo?

Paracetamol e Ibuprofeno son los dos analgésicos a los que más se recurre y que muy probablemente viven codo con codo en los botiquines de nuestras casas. Ambos son fármacos muy seguros usados correctamente en individuos sanos, pero conviene saber utilizarlos y conocer cuáles son sus diferencias.


El ibuprofeno pertenece al grupo terapéutico de los AINES o antiinflamatorios no esteroideos, su mecanismo de acción se basa en la inhibición de una enzima denominada ciclooxigenasa, esto conlleva una inhibición periférica de la síntesis de prostaglandinas, impidiéndose así la migración leucocitaria y liberación de citoquinas y otros mediadores de la inflamación a nivel periférico.
En consecuencia, al ibuprofeno se le atribuyen tres efectos: Analgésico, antiinflamatorio y antipirético (bajar la fiebre). Su poder analgésico se debe fundamentalmente a su naturaleza antiinflamatoria, es por eso que el ibuprofeno es más recomendado en aquellos procesos dolorosos en los que hay inherentes un cuadro de inflamación; artritis, dolor muscular, dolor dental ó encías, dolor articular y aquellos cuadros dolorosos sólo o combinado con paracetamol en los que se requiera un incremento de la acción analgésica.
El Ibuprofeno en cambio, por si sólo no es un buen antipirético, pero si se recomienda el uso combinado con paracetamol en episodios febriles para mejorar y mantener el efecto más tiempo.
Las reacciones adversas más comunes del ibuprofeno son gastrointestinales, aumenta el riesgo de úlcera gástrica, problemas a nivel cardiovascular, problemas renales y hematológicos entre otros. Normalmente tomado de forma correcta en individuos sanos, la frecuencia de aparición de efectos adversos es muy poco probable. Nunca debe tomarse con el estómago vacío por su gastroagresividad, siempre se recomienda tomarlo con las comidas y en las ocasiones que el médico estime oportuno se tomará con un protector de estómago.
En adultos las dosis varían en función de la dolencia, la habitual es una toma cada 8 horas de un comprimido de 400mg o 600mg. La dosis a nivel general con mayor riesgo de provocar algún problema cardiovascular es de 2400mg cada 24 horas, con lo que no es aconsejable esta dosis salvo que tu médico lo estime conveniente… dosis de 400 mg cada 8 horas ejerce un poder analgésico y antiinflamatorio óptimo para la mayoría de las dolencias.

El paracetamol en cambio es un principio activo mucho más seguro, solo está contraindicado en aquellos pacientes que padezcan algún tipo serio de dolencia a nivel hepático. Se caracteriza por ser un buen analgésico y antipirético, pero su poder antiinflamatorio es nulo, con lo que será el fármaco a elegir en procesos dolorosos que carezcan de componente inflamatorio, malestar y fiebre. Como he mencionado antes, podrá combinarse con ibuprofeno en aquellos casos que se quiera aumentar y prolongar la acción farmacológica. Lo normal sería un comprimido de paracetamol cada 8h y entre toma y toma (cada 4h de cada comprimido de paracetamol) un ibuprofeno. Sus dosis cambia en función de la patología a tratar. Siendo las posologías más frecuentes en adultos sanos la toma de comprimidos de 500mg, 650mg o de 1000mg cada 8horas a criterio médico o farmacéutico. Por ejemplo, un dolor leve de cabeza con 500mg o 650 mg cada 8h en principio debe ser una dosis más que suficiente. Un estado gripal con fiebre optaría por la toma de 1 gramo cada 8 horas. Es conveniente saber que dosis superiores a 4 gramos cada 24h tendrían un elevado riesgo de producir toxicidad hepática, por lo que se desaconseja superar estas dosis.
Las dosis en pediatría varían en función de la edad y peso, este consejo lo abordaremos en otro artículo, pero recuerda ante la duda no dudes, acude a tu Farmacia.

 

Si te ha parecido interesante, comparte este articulo a través de tus redes sociales.