Lo que debes saber sobre…. Los Bifosfonatos, un tratamiento para la osteoporosis…

Los bifosfonatos son los fármacos que por vía oral han demostrado una mayor eficacia en el tratamiento y prevención de la osteoporosis.  El mecanismo de acción de este grupo de medicamentos se basa en una disminución de la resorción ósea, proceso por el que se   destruye y remodela el tejido óseo llevado a cabo por los osteoclastos.


Si quieres saber más sobre la osteoporosis pincha aquí.

Si existiera un baremo para determinar qué comprimidos son más fáciles y más difíciles de administrar, sin lugar a dudas los bifosfonatos coparían los dos extremos. El por qué de esta afirmación es muy sencillo, su frecuencia de administración es facilísima ya que la mayoría requieren o bien de una sola administración semanal o de bien mensual dependiendo de qué bifosfonato y qué dosis se trate. Ahora bien, el problema surge en el momento de la administración ya que son más papistas que el Papa:

  • Debido a su reactividad se deben tomar en ayunas con un vaso (min 200ml) de agua de grifo, es decir no mineral.
  • Permanecer erguido, de pie al menos treinta minutos. (Esto se hace para prevenir algunos efectos gastrointestinales indeseables).
  • No comer ni beber nada al menos treinta minutos o una hora tras la administración del fármaco.
  • Si olvidas tomarlo, tómalo en cuanto puedas cumplir las condiciones de administración y después sigue con la rutina originalmente elegida.

Estas normas de administración son generales, consulta en tu farmacia cualquier duda que surja.

Los más comunes son el ácido Alendrónico, ácido Ibandrónico y ácido Risedrónico.

 

Sin lugar a dudas el principal revés que sufrió este grupo de medicamentos fue una alerta en 2011 por su posible y ojo me repito digo posible relación con algunos casos de fractura atípica bilateral de fémur.  A pesar de la alerta, la AEMPS resalta que el balance beneficio riesgo del uso de bifosfonatos es más que favorable, aún así, es conveniente recalcar estos riesgos en sus fichas sanitarias. El mecanismo por el cual se produce esta relación fractura atípica-bifosfonato no está del todo determinado, lo que sí es evidente que el riesgo aumenta en tratamientos prolongados, aunque cita la AEMPS la frecuencia es muy baja, tan solo una de cada 100 fracturas femorales en pacientes tratados con bifosfonatos, podrían estar relacionados con el uso de estos.

Hay que resaltar que los pacientes diagnosticados de osteoporosis son examinados periódicamente por su médico y evidentemente, él  decidirá cómo ir pautando dicho tratamiento. Eso sí ante molestias en dichas extremidades, evidentes es conveniente consultar a tu médico.

Para tranquilidad de los pacientes tratados con bifosfonatos, la AMP recalca su eficacia, seguridad y la muy baja incidencia de esta reacción adversa.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:FacebookTwitterInstagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema   ;)y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.