Me han mandado Augmentine, pero… Qué es el Acido Clavulánico?

El Augmentine sin lugar a dudas es uno de los antibióticos más prescritos y utilizados hoy día  en el tratamiento de infecciones de todo tipo (oído medio, senos nasales, tracto respiratorio, tracto urinario, piel, tejidos blandos…). Si tenemos tiempo y ganas y observamos su prospecto, podemos observar que tiene dos componentes principales; la Amoxicilina y el Ácido Clavulánico, aunque podríamos decir que el eje de su eficacia radica en la amoxicilina, que es el antibiótico, entonces… ¿Qué narices pinta el ácido clavulánico?

El ácido clavulánico mejora la eficacia de la amoxicilina, podríamos decir que potencia su acción. Pero… ¿Cómo lo hace?

La amoxicilina pertenece a un grupo de antibióticos llamado betalactámicos (Denominación que se debe a un anillo que presentan en su estructura química conocido como anillo betalactamico). La amoxicilina es un antibiótico de amplio espectro  muy eficaz frente a infecciones causadas por un amplio grupo de bacterias, pero tiene un punto débil. Existen bacterias que generan unas enzimas llamadas Betalactamasas que tienen afinidad por este anillo, interaccionan con él y digamos que lo destruyen, esto provoca inestabilidad  en la estructura del antibiótico y como consecuencia una disminución de su acción farmacológica. Esto es lo que se conoce como resistencia bacteriana a la acción de la amoxicilina por la acción de betalactamasas.

Augmentine

Es aquí donde radica la importancia del ácido clavulánico, ¿Por qué? Porque disminuye o inhibe la acción de estas enzimas, ya que por similitud estructural por presencia también de un anillo betalactámico en su estructura, es reconocido por estas enzimas, interaccionan y fruto de esta interacción la enzima queda inactivada, dejando vía libre a la amoxicilina para que ejerza su acción, digamos que más que potenciar elimina posibles obstáculos que impiden una buena acción antibacteriana.

Como todo evoluciona en esta vida, hay cepas bacterianas que han desarrollado betalactamasas resistentes a la acción del ácido clavulánico, debido a esto y a reacciones adversas provocadas por su uso, cada vez es más común recurrir a combinaciones en las que se aumenta la concentración de amoxicilina y se disminuye la concentración de clavulánico como es el caso del Augmentine plus. Aún así recalcar que el Augmentine sigue siendo un antibiótico muy seguro, efectivo y normalmente bien tolerado si se siguen las pautas de administración recomendadas por el médico. Ah!! Por cierto, supongo que ya lo sabréis, recordad que la amoxicilina es un derivado semisintético de la penicilina y como tal no debe ser administrado a alérgicos.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:FacebookTwitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema       😉 y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*