¿Pomada, quizás crema…? ¿Qué narices me pongo?

Un buen día vas a tu farmacia, necesitas una cremita, para la cual llevas tu receta y voilà!!! El médico sólo ha puesto el nombre del medicamento. Miras al farmacéutico, le das tu receta, este te mira a ti y de repente te hace la pregunta del millón… ¿Quiere usted la pomada o la crema? Y tú te quedas con la cara del seis y del cuatro, porque realmente no tienes ni idea si hay alguna diferencia entre ellos.


El caso, es que mis vivencias en el mostrador como farmacéutico me han hecho ver que muchos pacientes no saben exactamente qué diferencias hay entre pomada, crema, gel, ungüento… Y la verdad es que a simple vista se parecen mucho, pero como decía aquel famoso corto de martes y 13 “es lo mismo pero no es igual.´´

Hay medicamentos que siendo de aplicación tópica, con una misma apariencia, misma composición en cuanto a principio activo y bajo un mismo nombre comercial, es decir que parecen prácticamente iguales, utilizan formas farmacéuticas diferentes. Son matices que aunque no lo creas, son cruciales a la hora de conseguir un mejor rendimiento en el tratamiento.

Los medicamentos de uso tópico son aquellos que se aplican directamente sobre la piel. Y en su efecto terapéutico y velocidad de acción, además de su principio activo van a influir factores como el tipo de piel, patologías que pueda sufrir la piel en ese momento y los excipientes. Estos últimos, tienen mucha más importancia de lo que parece, porque son el vehículo, estos hacen que el medicamento pase antes o permanezca más tiempo en la zona de aplicación, que se ejerza un efecto más rápido y menos duradero o viceversa, etc.

Para no extendernos, hoy vamos a hablar de cuatro formas farmacéuticas de aplicación tópica que a primera vista parecen iguales, pero realmente no lo son:

Ungüento, Pomada, Crema y Gel.  Orden decreciente en contenido graso.

¿Qué diferencias hay?

Ungüento: De todas el que tiene mayor contenido graso, de hecho prácticamente la totalidad de sus excipientes son de naturaleza grasa, sin nada de carácter acuoso. Podemos decir que es la más pastosa de todas.

Tiene acción emoliente y oclusiva. Es interesante en aquellas pieles muy secas, pieles descamativas, o bien con durezas donde hay una mayor dificultad de absorción del medicamento e interesa esta acción oclusiva y emoliente para que el preparado permanezca el mayor tiempo posible, ablande la piel y se favorezca la absorción del principio activo.

Está contraindicado en zonas infectadas o con riesgo de infección ya que el efecto oclusivo puede empeorar el pronóstico de estas infecciones. Además, no es aconsejable su uso en zonas con mucho vello, axilas, ingles por la elevada densidad del preparado.

Pomada: Se caracteriza por tener un elevado contenido graso y escaso contenido acuoso.

Tiene acción emoliente y lubricante, viniendo bien en aquellas pieles o zonas grasas o escamosas, pero no queramos esa acción tan oclusiva del ungüento. Se desaconsejan en zonas infectadas, pilosas, axilas, ingles por cuestiones de densidad.

Las pomadas y los ungüentos van muy bien en lesiones crónicas, pieles secas, duras. También en aquellos casos que se quiera una hidratación extra y que el principio activo penetre en profundidad.

Crema: Contienen más contenido acuoso que las pomadas, es una mezcla emulsionada agua-excipiente graso. Van mejor en zonas húmedas, en zonas pilosas, axilas, ingles… Suelen ser refrescantes y en pieles sin durezas presentan una buena tolerabilidad y absorción del principio activo. Por su versatilidad y tolerabilidad, suelen ser las más prescritas de todas. Van muy bien en lesiones agudas muy inflamadas y lesiones agudas y subagudas húmedas o intermedias.

Gel: Contienen un elevado contenido acuoso, de aspecto gelatinoso y que prácticamente se convierte en líquido al aplicarlo. Van muy bien en zonas pilosas, zonas donde no interesen excipientes grasos como la cara. Los geles van también muy bien en aquellos procesos agudos donde se requiera una acción rápida pero más superficial.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:FacebookTwitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema    y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Lalo Gastalver

Farmacéutico Comunitario

Lalo Gastalver es Licenciado en Farmacia y Máster en Marketing Farmacéutico. Mi inquietud por el mundo de la Farmacia me viene desde muy pequeño, mi padre Fernando y mi abuelo Jaime dedicaron su vida a esta bella profesión que llevo desarrollando desde el año 2003 en Fuengirola Málaga. Mi madre me dice que no soy farmacéutico, que soy Boticario como lo fue mi padre. Ahora os preguntaréis ¿Qué diferencia hay? Pues muchas, me encanta escuchar a los pacientes, resolver todas sus dudas, charlar con esos abuelos que te buscan más por conversar un rato que por la dispensación en sí, ayudar a dejar de fumar, a adelgazar y a todo lo que mi formación me permita.

5 comentarios

  1. Nancy Alfaro

    Me parece importante saber esta diferencia, de acuerdo al espesor de la crema va cambiando el nombre y la utilidad. Gracias por compartir contenidos útiles en nuestro día a día.

  2. Kerly Martínez

    Quisiera saber q es emoliente y oclusiva gracias

    • medicadoo

      Una crema emoliente además de suavizar y ablandar la piel, suelen nutrir e hidratar en profundidad… Suelen ir muy bien para pieles secas y atópicas… Un preparado tópico oclusivo, ya sea crema, emulsión… produce una película grasa que impide la pérdida de agua… Suelen ser muy grasas y un tanto pegajosas… Gracias por seguirnos Kerly…

  3. Pingback: Lo que debes saber sobre… Menaderm Simple | Medicadoo

  4. natalia gtz

    m sirvio mucho graciass

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*