Análisis de orina parte I

En una farmacia muchas de las consultas que nos llegan es sobre analíticas que os han hecho. Y como nos encanta que estéis en todo y además somos de los que pensamos que el saber no ocupa lugar, hemos pensado que sería una buena idea resumiros algunos de los parámetros más importantes que se determinan en un análisis de orina.

  • Glucosa: La glucosa se filtra y reabsorbe casi por completo a nivel renal. La presencia de glucosa en orina o glucosuria normalmente es indicativo de hiperglucemia o diabetes n o controlada. También, aunque en menor medida puede ser indicativo de fallo renal por anomalías a nivel tubular que es donde tiene lugar la filtración.
  • Cuerpos cetónicos: Cuando el aporte da ácidos grasos a nivel hepático es muy alto, se originan los cuerpos cetónicos. Estos son vertidos al torrente sanguíneo y son utilizados para su oxidación y obtención de energía. Los cuerpos cetónicos son la acetona que se elimina por el aliento y el acetoacetato y beta-hidroxibutirato que se eliminan por orina. La eliminación de estos cuerpos cetónicos ocurre en cantidades apreciables cuando su síntesis es muy elevada, pudiendo ser indicativo de procesos febriles, ayunos prolongados, diabetes… Su detección en orina es lo que se conoce como cetonuria.
  • Urobilinógeno: Es un metabolito que se produce en el intestino por acción de la flora bacteriana sobre la bilirrubina. Niveles altos normalmente indican algún trastorno hemolítico o hepático.
  • Bilirrubina: La bilirrubina es un pigmento resultante de la degradación de hemoglobina de los glóbulos rojos reciclados. Lo normal es que no se detecte en orina. Niveles altos, pueden ser indicativos de ictericia, de alteración hepática…
  • Urea: Es el resultado final del metabolismo de las proteínas. La excreción de urea en orina puede darse por la realización de ejercicio físico o por una dieta rica en proteínas. Desde el punto de vista patológico puede ser indicativo de algún estado febril o catabólico, pero como su excreción está íntimamente relacionado con la dieta, niveles altos en orina en principio no son relevantes. Niveles bajos pueden ser consecuencia de una dieta baja en proteínas, embarazo o niños en edad de crecimiento, desde el punto de vista patológico también puede darse casos de alteración renal o hepática.
  • Creatinina: Producto de desecho proveniente del metabolismo de la fosfocreatina Tiene la peculiaridad de que prácticamente no se reabsorbe a nivel renal eliminándose de forma constante en orina. Niveles altos pueden darse en caso de poco consumo de agua, ejercicio abundante, rotura muscular, pacientes con masa muscular elevada y algunos estados patológicos relacionados con la diabetes y el hipotiroidismo. Pacientes asténicos, con hipertiroidismo, con hipertrofias musculares, obesos… Suelen dar niveles bajos de creatinina en orina.
  • Ácido Úrico: El ácido úrico proviene del metabolismo de las purinas. Este a través de sangre va a los riñones y es eliminado mayoritariamente por orina. El ácido úrico es soluble, pero a concentraciones elevadas puede precipitar y provocar alteraciones. Fisiológicamente, la uricosuria aumenta en dietas ricas en proteínas y disminuye en las pobre en proteínas o en las ricas en glúcidos y grasas. En estados patológicos de tipo hepáticos y hematológicos pueden aumentar los valores de concentración urinaria de ácido úrico. Lo curioso es que durante un ataque agudo de gota, la uricosuria disminuye.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:Facebook,Twitter e Instagram.

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema  y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Lalo Gastalver

Farmacéutico Comunitario

Lalo Gastalver es Licenciado en Farmacia y Máster en Marketing Farmacéutico. Mi inquietud por el mundo de la Farmacia me viene desde muy pequeño, mi padre Fernando y mi abuelo Jaime dedicaron su vida a esta bella profesión que llevo desarrollando desde el año 2003 en Fuengirola Málaga. Mi madre me dice que no soy farmacéutico, que soy Boticario como lo fue mi padre. Ahora os preguntaréis ¿Qué diferencia hay? Pues muchas, me encanta escuchar a los pacientes, resolver todas sus dudas, charlar con esos abuelos que te buscan más por conversar un rato que por la dispensación en sí, ayudar a dejar de fumar, a adelgazar y a todo lo que mi formación me permita.