Que debes saber sobre Avamys y la Rinitis Alérgica.

Ya sean las alergias primaverales, los catarros invernales y otoñales, los cambios estacionales y sus resfriados… El caso es que la congestión nasal está siempre acechando, expectante como el depredador acecha a su presa y cuando menos nos lo esperamos Zas en toda la boca. La rinitis alérgica llega sin avisar y es muy molesta, ya que nos impide funcionar correctamente, no dormimos bien, no podemos trabajar correctamente, cero concentración, hacer deporte es toda una odisea y así un largo etcétera de impedimentos en tu día a día.

La rinitis es una inflamación del epitelio que recubre la nariz que dificulta la respiración. Pero no solo eso, esta congestión puede ir acompañada de sus coleguitas estornudos, picor, lagrimeo, mocos… Toda una serie de síntomas que os garantizo que son muy pero que muy molestos. Así que hoy vamos a informaros de uno de los Top en prescripción médica para aliviar problemas que cursen con rinitis alérgica y congestión nasal, el Avamys.

Avamys contiene 27,5 microgramos de fuorato de fluticasona, un corticoesteroide sintético con potente acción antiinflamatoria prescrito en el tratamiento de los síntomas de la rinitis alérgica en a adultos y niños mayores de 6 años.

¿Cómo se usa?

La dosis recomendada en adultos y niños de más de 12 años es de dos pulverizaciones en cada fosa nasal una vez al día hasta que remitan los síntomas. Una vez que haya mejoría, se podrá reducir a una sola pulverización en cada fosa nasal como dosis de mantenimiento, e ir disminuyéndola hasta conseguir un control de los síntomas con la menor dosis posible.

En niños de 6 a 11 años, varía en cuanto a que la dosis de inicio de tratamiento recomendada es una pulverización al día en cada fosa nasal.

No es el típico descongestivo nasal de acción inmediata, para conseguir un efecto deseado se recomienda el cumplimiento posológico y administrarlo de forma regular. Normalmente comienzan a mejorar los síntomas a las 8 horas de su administración, pero pueden hacer falta días para conseguir el máximo beneficio, normalmente de 24 a 48 horas.

Avamys (1)

Cuidadín que viene la rinitis…

En cuanto a las reacciones adversas más comunes son las de hipersensibilidad al medicamento, úlceras y molestias nasales, cefaleas… Además, hay que tener en cuenta que Avamys es un corticoide y aunque la proporción es menos frecuente que en los administrados por vía oral, pueden aparecer efectos sistémicos típicos de este grupo de medicamentos como son: Síndrome de Cushing, alteraciones renales, cataratas, glaucoma… Pero en este caso son poco frecuentes, además la probabilidad de que aparezcan en tratamientos no prolongados es muy baja.

En embarazo y lactancia se desaconseja el uso de este medicamento salvo que el médico valore positivamente la relación beneficio riesgo.

Si tienes que conducir, trabajar con maquinaria o pilotar una nave espacial tranquilo, este medicamento no afecta a la capacidad de conducir.

 

Curiosidades:

Cuando inicies el tratamiento agítalo y pulveriza hasta que observes que sale producto, ten en cuenta que normalmente con las primeras pulverizaciones (normalmente 6) saldrá solo aire. Cuando esté listo, observarás una fina niebla.

Este proceso sólo deberá repetirse si el medicamento se ha quedado destapado al menos 5 días o llevas 30 días o más sin usarlo. Es conveniente limpiar y poner la tapa siempre después de cada uso.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales :Facebook,Twitter e Instagram 

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema     y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Lalo Gastalver

Farmacéutico Comunitario

Lalo Gastalver es Licenciado en Farmacia y Máster en Marketing Farmacéutico. Mi inquietud por el mundo de la Farmacia me viene desde muy pequeño, mi padre Fernando y mi abuelo Jaime dedicaron su vida a esta bella profesión que llevo desarrollando desde el año 2003 en Fuengirola Málaga. Mi madre me dice que no soy farmacéutico, que soy Boticario como lo fue mi padre. Ahora os preguntaréis ¿Qué diferencia hay? Pues muchas, me encanta escuchar a los pacientes, resolver todas sus dudas, charlar con esos abuelos que te buscan más por conversar un rato que por la dispensación en sí, ayudar a dejar de fumar, a adelgazar y a todo lo que mi formación me permita.