Los Betacarotenos, los Radicales Libres y el Daño Solar…

En cuanto suben un poquito las temperaturas, empezamos a tomar conciencia de la importancia de protegernos frente al sol, sensación que a su vez se mezcla con el deseo que tenemos casi tod@s… tener un bonito tono de piel.  Lo cierto es que del sol hay que protegerse todo el año, y tomarlo evidentemente con moderación. Como todos ya sabemos, además de los archiconocidos factores de protección solar, existen complejos vitamínicos que hacen tu piel sea más fuerte y resistente frente al daño solar, y a su vez contribuyen a que el bronceado sea más progresivo, intenso y duradero… Hoy hablamos de Betacarotenos.


¿Qué narices son los betacarotenos?

Los Betacarotenos son provitaminas que una vez ingeridas en la dieta, son transformadas en Vitamina A en la mucosa del intestino delgado, siendo  los principales precursores de Retinol que ingerimos en la dieta. Los Betacarotenos tienen un elevado poder antioxidante, ya que tienen la capacidad de neutralizar radicales libres, que con ese nombre no es que sean los hooligans de un equipo de fútbol, si no son los principales responsables del envejecimiento celular. ¿Y eso por qué?

Los radicales libres son moléculas muy inestables, con un alto poder reactivo. Para conseguir estabilidad interaccionan con moléculas de su alrededor generando así a más radicales libres. Estas interacciones se dan con lípidos y proteínas de las membranas celulares, impidiendo que las células realicen sus funciones vitales. También  atacan al DNA de las celulas impidiendo que se realice correctamente el proceso de replicación y renovación celular y esto, favorece evidentemente el envejecimiento celular… Ya sabes, arrugas, líneas de expresión, manchas solares y de ahí incluso lesiones más serias…

betacarotenos

Protégete del solecito…

¿Cómo se generan estos radicales libres?

Están por todas partes, nuestro propio metabolismo los genera cuando comemos, respiramos, cuando hacemos ejercicio, ante situaciones de estrés… Además hay multitud de factores externos como la contaminación, el tabaco, radiación solar, algunos aditivos de alimentos procesados, pesticidas…. que contribuyen a la generación de estos radicales libres.

En definitiva los radicales libres oxidan muchas estructuras biológicas, es lo que se conoce como estrés oxidativo siendo el principal responsable del envejecimiento y de otras muchas patologías.

¿Has oído hablar del fotoenvejecimiento?

Una  de las agresiones externas a las que más estamos expuestos es la luz ultravioleta, es una de las grandes responsables del envejecimiento cutáneo y otras muchas lesiones como quemaduras, manchas solares y melanomas. Evidentemente, el mejor remedio para estar protegidos frente al sol es tomarlo con moderación, en horas de baja intensidad y además usar un fotoprotector adecuado a nuestro fototipo.

Aún así, existen otros aliados para disminuir, prevenir o evitar en gran medida el estrés oxidativo que puede provocar en nuestra piel la exposición a la luz ultravioleta.

¿Cómo lo podemos prevenir?

 Mediante el empleo de antioxidantes, como su propio nombre indica, los antioxidantes combaten el estrés oxidativo proporcionando estabilidad a estos radicales, evitando así que reaccionen con las moléculas que dañan. Son muchos los antioxidantes presentes en nuestra dieta: Vitamina E, Vitamina C, Flavonoides, licopeno, Betacarotenos… Y muchos cofactores como el cobre, el zinc, el magnesio, hierro, selenio…

Nuestro organismo combate constantemente a estos radicales libres. El problema es cuando un exceso impide que lo haga correctamente, se produce un daño irreversible en las membranas celulares, llegando finalmente a destruir y mutar su información genética.

Podemos encontrar complejos con betacarotenos en Farmacias, que aportan un plus, pero también podemos consumirlos en la dieta. Algunos de los alimentos ricos en Betacarotenos son las zanahorias, las espinacas, el pimiento, la remolacha, la col rizada, el perejil, la calabaza, las endivias, el melón, la lechuga, el tomate, los espárragos y en menor proporción la manzana, la sandía y las mandarinas entre otros.

Si tienes más dudas… ya sabes, puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema   

 Si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

 

 

 

Autor

Lalo Gastalver

Farmacéutico Comunitario

Lalo Gastalver es Licenciado en Farmacia y Máster en Marketing Farmacéutico. Mi inquietud por el mundo de la Farmacia me viene desde muy pequeño, mi padre Fernando y mi abuelo Jaime dedicaron su vida a esta bella profesión que llevo desarrollando desde el año 2003 en Fuengirola Málaga. Mi madre me dice que no soy farmacéutico, que soy Boticario como lo fue mi padre. Ahora os preguntaréis ¿Qué diferencia hay? Pues muchas, me encanta escuchar a los pacientes, resolver todas sus dudas, charlar con esos abuelos que te buscan más por conversar un rato que por la dispensación en sí, ayudar a dejar de fumar, a adelgazar y a todo lo que mi formación me permita.