Antes de tu tatuaje… Tu piel

Aunque algunos no lo crean, el tatuaje no es sólo una moda, un momento de locura de juventud o un capricho pasajero. Un tatuaje es mucho más, un tatuaje es un recuerdo, una meta, un cambio en tu vida, un decir te quiero a tus padres, a tus hijos… Un tatuaje es una obra que queda para la posteridad en tu piel y aunque algunos no lo crean, un tatuaje es algo muy íntimo y personal, con connotaciones muy profundas más allá del color y del diseño.

Es increíble como evoluciona esta mezcla de arte y estilo de vida. El desarrollo de los tatuadores ha llegado a tal magnitud, que los tatuajes han pasado a ser auténticas y verdaderas obras de arte, con perspectivas, sombras y colores que hay momentos que parecen tomar vida e incluso estar en movimiento.

Pero tu piel no es un lienzo, no es algo inerte, tu piel está viva y forma parte de tu cuerpo. Así que si tan importante es cuidarla una vez que has pasado por las manos de un tatuador, como también lo es hacerlo antes. Tan importante es, que si tu piel no está al 100%, puede sufrir daños que van desde más dolor, por ejemplo en una piel inflamada, hasta incluso que tu piel no capte bien los pigmentos y afecte negativamente a la calidad del diseño, como podría pasar en una piel agredida o deshidratada.

Lo primero de todo, tener en cuenta que tu piel esté sana, a tope. Me explico, si en la zona que quieres tatuarte padeces algún tipo de alteración dermatológica como dermatitis, quemaduras, lesiones, psoriasis… Lo primero que debes hacer es consultar con tu médico o dermatólogo.

Segundo, si puedes evita el verano y las épocas de exposición al sol. ¿Por qué? La radiación ultravioleta, los baños, la sudoración o actos como no secarla correctamente, pueden afectar negativamente a la calidad del pigmento y el color. Pero no sólo eso, actividades al aire libre como ir a la playa o al campo  pueden hacer que tu piel, que en ese momento está dañada, sea más susceptible a contraer infecciones.

Cuidados de la Piel antes del tatuaje

Tu piel antes de tu tatuaje…

Mi tercera recomendación es que además del sol, evites otras situaciones y tratamientos que puedan dejar tu piel más irritada, inflamada, deshidratada o sensible como son la fotodepilación, exfoliación, peeling químicos Si un tatuaje de por sí duele, imagínate si encima te presentas con la piel quemada o inflamada, puedes ver literalmente las estrellas. Pero no solo eso, después de estos tratamientos agresivos tu piel no va a estar al 100% para captar el color y recuperarse correctamente.

Cuarto: Ve a profesionales que te asesoren sobre las zonas más adecuadas, que te resuelvan dudas sobre posibles alergias a pigmentos, que trabajen con material esterilizado… Exige  información y no te pongas en manos de cualquiera, que tu tatuaje es para toda la vida.

De hecho, consultando con profesionales como la tatuadora Aida Ortiz y Tano TNT TATTOO, me comentan otros puntos muy importes como: Evitar sustancias como el alcohol que son vasodilatadoras y aumentan el sangrado, las mujeres deben evitar los días de menstruación para tatuarse y ante posibles dudas a alergias a la tinta es conveniente hacer un test de alergias.

Además de evitar situaciones inapropiadas, también puedes preparar tu piel para que el día elegido esté a tope, al 100%. Así que aquí llega mi quinta recomendación: Busca aliados en la dermofarmacia  que te aporten, que te ayuden a conseguir una piel más nutrida e hidratada y que la protejan del daño solar en los casos que sea necesario.

Hoy voy a recomendaros unos productos que recomendé en el blog de Ladival que estoy seguro pueden ir genial para tener tu piel a punto antes de ponerte en manos de tu tatuador:

Si la zona elegida para tu tatuaje va a estar expuesta, unos días antes recomiendo aplicar Ladival Pieles Tatuadas FPS 50, no esperes a tatuarte y aplícalo antes durante unos días. Así protegerás tu piel de las radiaciones UV y le darás un aporte extra de hidratación.

Como Farmacéutico y aficionado a este arte, opino que Ladival pieles tatuadas Fps 50 es un gran aliado, ya que contiene dexpantenol y vitamina E que ayudan en la regeneración celular y  aceites nutrientes que mantendrán tu piel nutrida, hidratada y preparada para captar el color. Además esta crema tiene factor 50 que protegerá tu piel de la radiación UV. Otra cosa que me fascina de este producto es su formulación fresca y de rápida absorción.

Si además le quieres dar un plus de nutrición a tu piel, puedes probar después de la ducha Ladival Hidratante de Verano. Ya lo sé, lo ves y crees que es sólo un after sun, pero realmente es más que eso. Es un producto que hidrata y regenera en profundidad, con agentes emolientes que evitan la pérdida de agua y mantienen tu piel en estado óptimo para ponerte en manos de tu tatuador. Además no tiene perfumes, parabenos, colorantes, ni conservantes que puedan dañar tu piel o dar algún tipo de reacción.

Así que no lo olvides, un tatuaje es algo más, pero tu piel es todavía más importante y Ladival y un buen asesoramiento pueden ayudarte mucho más de lo que imaginas.

Artículo publicado en el blog de Ladival, puedes verlo en:

www.ladival.es/antes-de-tu-tatuaje-tu-piel/

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:Facebook,Twitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema  y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*