Vacunas y Autismo… historia de una peligrosa patraña

Aunque parezca increíble las tasas de vacunación en Europa no aumentan… todo lo contrario, van disminuyendo y en países como Francia el porcentaje de la población que recela de las vacunas alcanza ya el 23%. ¿Y todo esto porqué? Parece que va arraigando esa idea de que las vacunas en realidad son medicamentos diabólicos… y también parece que se va cumpliendo el dicho “hay más tontos que botellines”.


Resulta curioso, ¿verdad? mientras que en los países del tercer mundo la gente muere por un montón de enfermedades que pueden ser fácilmente prevenibles con vacunas y sobre todo dinero, en el, muchas veces mal llamado primer mundo, donde no faltan vacunas ni dinero… miramos con recelo los recursos de los que disponemos, y ponemos en peligro a aquellos que debemos de proteger (la estupidez humana suele ser infinita).

Si os digo la verdad, nunca había “investigado” sobre este tema… como no, lo había escuchado, me lo había comentado algún paciente… y, aunque no recuerdo exactamente mi contestación, seguro que lo despache con un no hagas caso, eso son tonterías que se dicen por ahí… y quizás me equivoque, y nuestro deber como sanitario es ser más vehemente en desterrar este tipo de bulos.

Y es que los tontos no descansan… y en este 2017 hubo un repunte de los argumentos sobre la “no vacunación”, gracias principalmente a un programa de “investigación” y a declaraciones del presentador de televisión y radio Javier Cardenas, donde se volvía a relacionar las vacunas con el autismo

Autismo y vacunas… ¿qué es esto… de donde viene?

Existe el dicho este de que “una mentira repetida 1000 veces se convierte en verdad”… pues algo así debió pasar con esto del autismo y la vacunación… tanta gente ha repetido el mantra, incluso gente con poder de influencia sobre los demás, que mucha parte de la población lo ha interiorizado y tomado como cierto.

¿De donde viene la historia? Pues el artífice de este bulo sobre las vacunas y el autismo es Andrew Wakefield, este fulano es un “medico” que realiza una investigación y posteriormente publica un artículo en la prestigiosa revista británica The Lancet en el año 1998.

En dicho estudio se concluía que existe una correlación entre el autismo (y algunos problemas gastrointestinales) y la administración de la vacuna triple vírica frente a sarampión, rubéola y parotiditis. Claro esta, y como se demostró después, el estudio que publica este doctor Wakefield carece totalmente de pruebas médicas que demostraran esa asociación entre vacunas y autismo, y no solo eso… para colmo, varios de los niños ni siquiera sufrían autismo.

Al final… y como suele suceder, la principal motivación era económica… Wakefield era apoyado y subvencionado por el movimiento antivacunas JABS… como objetivo el tal Wakefield tenia era ademas de reforzar y apoyar el movimiento antivacunas, y la fabricación y comercialización de una vacuna frente al sarampión más segura, que sería fabricada y vendida por una empresa… casualmente creada por este doctor… money, money, money…

¿Qué paso al final? Pues que tras una investigación periodística del diario The Sunday Times, se pone de manifiesto la falta de rigurosidad del estudio, la motivación económica y los evidentes conflictos de intereses que existían. Como consecuencia, los colaboradores le retiran su apoyo, la revista Tha Lancet “despublica” el artículo y publica una rectificación, y además a Andrew Wakefield se le prohíbe el ejercicio de la medicina en Gran Bretaña.

Pero el daño ya estaba hecho… y lo malo… lo peor de todo este desproposito… es que el mensaje cala, y la vacunación frente al sarampión en los países desarrollados decrece y la desconfianza en las vacunas en aumento. Y lo cierto es que resulta curioso, no conozco ningún avance médico tan contestado y controvertido como las vacunas… y sin embargo se trata de alguno de los hitos médicos más beneficiosos para la humanidad.

Conoce un poco más del Sarampión y su vacuna… lee, lee…

Seguro que sabes que el Sarampión es una enfermedad causada por un virus, lo que quizás no sepas es que se trata de un virus de la familia de los  paramixovirus y normalmente se suele transmitir a través del contacto directo y del aire.

Tras una o dos semanas después de la exposición aparecen los síntomas que son rinorrea, tos, infección ocular, erupción cutánea y fiebre alta… se trata de una enfermedad que puede complicarse con infecciones de oído, neumonías, diarrea, deshidratación o encefalitis… y estas complicaciones son las que causan la muerte de los pacientes.

La vacuna del Sarampión fue desarrollada hace ya más de 50 años por el microbiólogo Maurice Hilleman, actualmente se le conoce como la Vacuna Triple Vírica, ya que en un mismo inyectable se obtiene inmunización frente a tres tipos de virus diferentes: Sarampión, Rubéola y Parotiditis (las Paperas de toda la vida). Esta formada por virus vivos pero atenuados, la pauta de vacunación de esta triple vírica es:

  • Primera dosis: Entre los 12 y 15 meses de edad.
  • Segunda dosis: Entre los 3 y 6 años de edad.

Los efectos adversos de esta vacuna son poco frecuentes y leves, eso si ocurre transcurridos 5-10 días después de la vacunación. Si se deben extremar las precauciones con niños alérgicos al huevo y en mujeres embarazadas.

¿Cuánto de importante ha resultado ser la vacuna frente al sarampión? Pues, pese a lo que los antivacunas pregonan, según datos de la Organización Mundial de la Salud, la vacuna del sarampión entre 2000 y 2015, evitó unos 20,3 millones de muertes, pero incluso a pesar de esto… En 2015 hubo 134 200 muertes por sarampión en todo el mundo, es decir, cerca de 367 por día o 15 por hora.

Todas ellas muertes evitables… y solo con la simple vacunación.

¿Que debes hacer… vacunar o no vacunar?

Sin ningún tipo de dudas debes vacunar siempre a tus hijos… no lo dudes nunca… no hagas caso a tu vecino,cuñado, periodista o tertuliano de cuatro pelos. La vacunas son unos de los grandes hitos de la humanidad y literalmente han salvado la vida de cientos de millones de personas.

Son medicamentos que cumplen todos los estandares de seguridad, y antes, durante y después de su fabricación y salida al mercado están constantemente siendo auditadas para comprobar y certificar que el balance beneficio riesgo sigue siendo positivo…

Quizás el problema seamos nosotros… ya que gracias a las vacunaciones sistemáticas no lidiamos con muchas enfermedades, nos sentimos a salvo… y de esto se aprovechan los colectivos antivacunas.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:FacebookTwitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema    y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Pablo García

Farmacéutico Comunitario

Pablo García es Licenciado en Farmacia por la Universidad de Granada y Master en Marketing Farmacéutico. Apasionado del consejo farmacéutico desde hace más de 14 años ejerzo de farmacéutico comunitario. La misión de Medicadoo es difundir, explicar, dar a conocer… todo lo que un usuario puede encontrar en una farmacia… enmarcado en nuestra principal razón de ser… el consejo farmacéutico.

2 comentarios

  1. Vanesa

    Que cosas dices como se nota que o no tiene a hijos o amigos o vecinos con autismo o pasas de todo y vas a lo tuyo pero una de las personas que más riesgo tienen sonnlos
    Medicos y farmacéuticos . De hecho una amiga mi tiene dos hijos afectados con asperger y otra médico su hijo tiene autismo . Es de las profesiones con más riesgo

    • Cristian

      Con todo respeto, lo único que reflejas con tu comentario es ignorancia sobre el tema. La vacunación es la mejor manera de evitar enfermedades infecciosas.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*