Piel deshidratada… ¿Tienes claro las causas? ¿Y la solución? Conoce el Serum Hydrance de Avène…

Una duda muy extendida y que nos preguntan mucho esta relacionada con saber diferenciar y conocer los diferentes tipos de piel… si bien, casi todo el mundo tiene muy claro la diferencia entre una piel grasa y una piel seca… quizás existe mayor confusión a la hora de detectar cuando nuestra piel esta deshidratada, incluso existe la creencia muy extendida de que una piel grasa no puede estar deshidratada.


Pues bien, no os preocupéis… vamos a sacaros de la duda, pero lo primero es lo primero… vamos a empezar hablando de la piel, se trata del “órgano”más grande de nuestro cuerpo y tiene como principal misión la de ejercer una función de barrera, para así protegernos de las agresiones externas… de tal modo que podríamos decir que la piel es nuestra primera línea de defensa.

Pero no solo como defensa, nuestra piel también esta implicada directamente en los procesos de termorregulación, o en la transmisión de sensaciones.

La piel cuenta en su estructura con tres partes bien diferenciadas y que seguro te suenan:

  • La capa más profunda o Hipodermis, donde van a localizarse los adipocitos, por tanto es la zona de origen de la odiada celulitis. Cuenta como principal función la de la regulación de nuestra temperatura corporal.
  • La capa media o Dermis, se trata de un tejido de “sosten”, en esta zona es donde vamos a encontrar las fibras de colágeno, de elastina, que confieren la elasticidad y resistencia así como también las diferentes glándulas (sebáceas, sudodíparas…) y anejos (uñas,pelos)
  • La capa más superficial o Epidermis, la que esta en contacto con el exterior. Se trata de la capa más importante en cuanto a mantener la integridad de nuestra piel. Esta formada fundamentalmente por unas células llamadas queratinocitos, que posteriormente se transformaran en los corneocitos que forman el estrato córneo (imprescindible para que nuestra piel no se deshidrate). Además recubriendo y esta epidermis existe el llamado “manto hidrolipídico”, una finisima y delicada capa formada por agua (sudor) y secreción sebácea con ph ligeramente ácido.

¿Cuantos tipos de piel existen?

Tradicionalmente y para simplificar un poco el tema, la piel se ha clasificado atendiendo a la cantidad de secreción sebácea que se produzca desde las glándulas del mismo nombre que se encuentran localizadas en la dermis. Es la De tal manera que vamos a encontrar:

  • Piel Grasa, es aquella en la que encontramos una secreción sebácea aumentada presenta una hiperproducción de sebo en todo el rostro. En estos casos la piel tiene un aspecto brillante, es más gruesa, los poros están dilatados. No todo es malo… si tienes este tipo de piel, tu rostro es más resistente a agresiones externas y envejece  más lentamente.
  • Piel Seca, como puedes imaginar esa secreción sebácea esta disminuida. Como consecuencia se va a producir una mayor perdida de agua , y la piel tendrá un tacto áspero y claro, más apagado y menos brillante.
  • Piel Mixta, en este caso tenemos una mezcla, la piel es grasa en la zona T (que es toda la frente y desde esta hasta la zona de la barbilla pasando por la nariz) y seca en el resto del rostro.
  • Piel Normal, pues eso… ni seca ni grasa, una piel en donde la secreción sebácea es adecuada y esta en equilibrio.

Pero esta no es la única manera de clasificar la piel, también se puede hacer atendiendo a otros criterios, de tal manera que podríamos clasificarla atendiendo a la edad: piel infantil, piel adolescente, madura o senil. También podríamos clasificarla en función de su sensibilidad, y tendremos una piel sensible, intolerante o alérgica. O incluso se puede clasificar según el estado de hidratación donde la piel estaría clasificada como hidratada o deshidratada.

Por tanto, y como acabas de comprobar una clasificación más correcta y completa sería aquella que tiene en cuenta todos estos factores, así una piel podría clasificarse como madura-grasa-sensible-deshidratada.

Piel hidratada vs Piel deshidratada

Seguro que has leído por ahí eso de que somos agua… ni más ni menos que en torno al 60% del peso de un adulto corresponde a agua, que se localiza dentro de las células, en la sangre, y también en nuestra piel. Para que nuestra piel este correctamente hidratada debe contener y mantener un porcentaje de entre un 15-20% de agua en su interior

¿Cómo consigue la piel que ese agua no se pierda? Pues fundamentalmente gracias a dos factores:

  • Gracias a un correcto estado del manto hidrolipídico que recubre nuestra piel. Ese manto es una fina capa formada por agua y secreción sebácea, que recubre la epidermis y por tanto es la primerisima linea de defensa
  • Y sobre todo gracias a un mantenimiento correcto de la organización y funcionamiento del estrato córneo de la epidermis.

¿Qué es el estrato córneo? Es la zona más externa de esta epidermis y se encuentra organizada a modo de un muro siguiendo un modelo de “ladrillo y cemento” formado por los corneocitos a modo de ladrillos y la matriz lipídica que los integra como el cemento. Además, producidos por estos corneocitos y dentro de este estrato córneo encontramos el llamado Factor de Hidratación Natural, que son una serie de compuestos con capacidad de retener agua.

Mientras todo este sistema se encuentre en equilibrio, el estrato corneo mantenga su estructura y haga de “muro”… se fabriquen suficientes lípidos y Factor de Hidratación Natural,  nuestra piel mantendrá su integridad y estará hidratada.

¿Cuando se deshidrata la piel?

Pues la piel empieza a perder agua y a deshidratarse por diversos motivos ¿Cuáles? La hidratación de la piel puede verse afectada por múltiples causas, entre las más comunes tenemos:

  • Agresiones por parte de factores externos: Sol, frío, calor, aire acondicionado, calefacciones…
  • Factores fisiológicos como la edad.
  • Diversas patologías cutáneas: dermatitis, psoriasis…
  • Uso de productos inadecuados para la higiene y el cuidados de la piel.
  • La toma de medicamentos como los diuréticos, o el abuso de laxantes.

Cuando se sufre alguno de estos procesos nuestra piel va perdiendo lípidos fisiólogicos y ese estrato córneo que tenía esa estructura tan ordenada… se desorganiza, se deja de favorecer la síntesis de ceramidas y de Factor de Hidratación Natural. Y todo esto trae como consecuencia que el agua que hasta entonces no se perdía ahora si se pierde, y nuestra piel comienza a deshidratarse.

¿Qué consecuencias trae la deshidratación?

Si sufres este proceso de deshidratación, tu piel perderá elasticidad y además esa función barrera que nos confiere protección se perderá, por lo que estarás más expuesta a agresiones y problemas.

Además la piel se vera con menos brillo y más apagada… y fruto de esta deshidratación aparecerá una sensación de disconfort e incluso cierta rugosidad.

¿Que diferencia existe entre una piel seca y deshidratada?

Toda esta secuencia de sucesos que desemboca en la deshidratación puede ocurrir en cualquier tipo de piel, el estado de deshidratación de nuestra piel es pasajero, sin embargo la condición de “piel seca” permanece estable en el tiempo ya que se debe a una disminución de la secreción sebácea que traerá como consecuencia una mayor perdida de agua.

Debes de tener muy claro que la deshidratación de nuestra piel es un proceso circunstancial, y que en ningún caso va a depender de el tipo de piel que tengamos. Y que si bien, las pieles secas son mucho más propensas a sufrir los procesos de deshidratación, no es algo exclusiva de ellas ya que pieles normales o incluso pieles grasas pueden sufrir este proceso de deshidratación debido cualquiera de los factores que os hemos comentado.

¿Qué solución existe para tratar esta deshidratación?

Existen una serie de medidas básicas que debes llevar a cabo:

  • Aumenta el consumo de agua… eso es de lógica ¿verdad? Es recomendable el consumo de 1.5 a 2 litros de agua al día para que nuestro organismo y por supuesto nuestra piel cuente con esa recarga necesaria.
  • Evita los ambientes y el uso excesivo de aires acondicionados o calefacciones.
  • Evita productos para la higiene agresivos,con ph inadecuados.
  • Y como puedes imaginar debes, si o si, volver a hidratar tu piel… con una verdadera recarga de agua que nos ayude a restaurar los niveles de hidratación, y todo esto independientemente del tipo de piel que tengamos.

¿Necesitas nuestro consejo? Pues aquí va… Encuentras en tu farmacia el nuevo Serum Hydrance de Avène, un serum concentrado que va a realizar una autentica recarga de agua termal que va a proporcionar una hidratación intensa y duradera. ¿Cómo? Pues porque cuenta en su composición con un nuevo complejo de activos patentado CohedermTM que recrea reservórios naturales de agua que concentran Agua Termal de Avène en la piel y que aportan hidratación de larga duración.

Así que recuerda… para una recarga intensa y duradera de agua que nos ayude a restaurar esos niveles de agua perdida pide en tu farmacia el Serum Hydrance de Avène.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:FacebookTwitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema    y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Pablo García

Farmacéutico Comunitario

Pablo García es Licenciado en Farmacia por la Universidad de Granada y Master en Marketing Farmacéutico. Apasionado del consejo farmacéutico desde hace más de 14 años ejerzo de farmacéutico comunitario. La misión de Medicadoo es difundir, explicar, dar a conocer… todo lo que un usuario puede encontrar en una farmacia… enmarcado en nuestra principal razón de ser… el consejo farmacéutico.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*