¿De verdad que el Sol es tan malo? ¿Es tan importante protegerse del Sol?

Llegando esta época del año, los farmacéuticos hacemos mucho hincapié en que hay que protegerse frente al Sol… y no, no creas que somos exagerados. Aunque las radiaciones solares nos llegan durante todo el año, es en durante la primavera y el verano cuando lo hacen con mayor intensidad. Y debes tener en cuenta, que a pesar de aportarnos infinidad de beneficios, el Sol también es responsable de dañar nuestra piel,e incluso de poder llegar a causar enfermedades muy graves como el cáncer.


No todo es malo, eso seguro que lo sabes… el Sol es un elemento imprescindible para la vida, que además nos ofrece múltiples beneficios en nuestro organismo:

  • Mejora el estado de ánimo, ya que aumenta los niveles de serotonina.
  • Regula la producción de melatonina.
  • Imprescindible para la síntesis de Vitamina D, vitamina que controla la homeostasis del calcio, determinante para tus huesos, además controla la deposición de calcio en tejidos blandos.
  • Aumenta nuestra respuesta inmunológica.
  • cuenta con aplicaciones médicas… ya que la fototerapia es usada en diversas enfermedades dermatológicas.

Como puedes comprobar son muchos los beneficios, pero como en casi todo, la virtud esta en el termino medio, y estos beneficios los vamos a obtener con exposiciones controladas. Cuando nos exponemos de manera inadecuada y sin  protección solar, el Sol solo nos va a traer problemas

¿Qué radiaciones perjudiciales recibimos del Sol?

Desde el sol nos llegan un amplio espectro de radiaciones, clasificadas en función de su longitud de onda e intensidad… pero nosotros nos vamos a fijar solo en dos tipos: las Radiaciones UltraVioleta y la Radiación Infrarroja, ya que estas son las responsables del daño en nuestra piel.

Tres tipos de radiaciones UltraVioletas llegan hasta nosotros:

  • Rayos UV-C: Estos son los peores…son tóxicos y altamente dañinos para nosotros ¿lo mejor? no nos afectan ya que se filtran en su totalidad en la capa de Ozono… así que no está mal tomar conciencia sobre evitar contaminantes que fomenten la destrucción de la capa de ozono.
  • Rayos UV-B: Estos se filtran en un 90% por la capa de Ozono. Penetran poco en la piel, ya que son capaces de alcanzar solo hasta la epidermis, si son las que tienen mayor energía. Esta radiación UV-B es la responsables de un montón de los problemas asociados al sol, como son las quemaduras, eritemas y alrededor del 75% de los efectos carcinógenos causados por la radiación solar.
  • Rayos UV-A: Estos no son filtrados por la capa de Ozono, cuentan con una mayor capacidad de penetración en la piel, llegando hasta la dermis de nuestra piel, aunque tienen menor energía que los UV-B. Estos rayos UV-A son los responsables del fotoenvejecimiento: arrugas, manchas… y en último término cáncer de piel. Así que si tienes planeado darte alguna sesión de rayos UVA antes del verano… yo que tu me lo pensaría.

En cuanto a la radiación Infrarroja… nos centraremos en la radiación IR-A, esa gran desconocida ( más del 65% de la población no sabe ni lo que es ), este tipo de radiación tienen la capacidad de penetrar a las capas más profundas de la piel, alcanzando la hipodermis… son responsables de la pérdida de capacidad de hidratación de la piel, además generan radicales libres, y contribuye a la degradación de las fibras de colágeno…

En definitiva, estas IR A son en gran medida responsables de aparición arrugas, flacidez, pérdida de elasticidad, una de las principales causas del fotoenvejecimiento.

¿Qué daños puede llegar a ocasionar el sol en nuestra piel?

La exposición en exceso o sin protección a esas radiaciones UltraVioletas e Infrarrojas pueden ocasionar diversos problemas o patologías ¿Cuáles?… sigue leyendo:

Fotoenvejecimiento:

Debido a los efectos de la radiación UV e IR nuestra piel comenzara un proceso de fotoenvejecimiento o envejecimiento prematuro de la piel, que se caracteriza por:

• Aumento de la deshidratación, como consecuencia la piel va a ir perdiendo elasticidad, su estructura se va a ir desorganizando por lo que perderemos parte de esa función barrera que nos confiere protección. Todo esto traerá como consecuencia una piel con menos brillo y más apagada…
• Engrosamiento de la piel, aumento de la aparición de arrugas, y empeoramiento de las que ya tenemos.
• Aparición de los llamados Lentigos Solares, son esas manchas de color marrón, de pequeño tamaño y que suelen aparecer en las zonas con mayor exposición solar, como la cara, las manos o el escote.

Seguro que recuerdas a la vecina de “algo pasa con Mary”… morena a tope, piel engrosada, arrugada como una pasa… ese es de los ejemplos más ilustrativos del fotoenvejecimiento.

Quemaduras solares:

Se trata de la lesión solar más inmediata y uno de los principales factores de riesgo de  padecer problemas más serios como son los distintos tipos de cáncer de piel.

Las lesiones que padecemos con las quemaduras solares van de piel roja y caliente, dolor,  molestia al roce y al agua caliente que acaba literalmente pelándose con el tiempo, pudiendo incluso aparecer ampollas y fiebre en los casos más severos.

Por suerte la piel sanea y se repara, además existen un sin fin de cremas que pueden ayudarnos a resolver antes el problema, pero mucho cuidado, nuestra piel tiene memoria y el daño permanece. Además debes saber que las quemaduras en la infancia estan relacionadas con la aparición de canceres de piel en la edad adulta.

Queratosis actínica:

Es la lesión precancerosa más común, ya que el 50% de los adultos de más de 50 años, la han padecido al menos una vez. De hecho, la queratosis actínica, después del acné y la dermatitis es la causa más frecuente de consulta al dermatólogo.

La queratosis actínica, es una lesión precancerosa que consiste en  pequeñas manchas de tacto áspero, de color rojo a rosado (normalmente)  y que suelen aparecer en la cara, las orejas, manos y los brazos. Las personas de piel clara y de más de 40 años, son los que tienen mayor riesgo.

Si padeces este tipo de lesión es fundamental que te apliques las medidas de protección solar adecuada y así la lesión no evoluciones a patologías mucho más graves como un carcinoma.

El cáncer de piel…

  • Carcinoma basocelular: Es el cáncer de piel más común, ya que supone el 60% de los tumores malignos cutáneos y como todos, su incidencia aumenta considerablemente con la edad, sobre todo si no tomamos medidas de protección. En la mayoría de los casos, se presenta sin peligro de metástasis, aunque evidentemente hay que tratarlo para evitar complicaciones.
  • Carcinoma espinocelular: Es el segundo cáncer de piel más común, y en este caso, la probabilidad de metástasis aumenta. El riesgo de padecer cáncer espinocelular, está íntimamente relacionado con la exposición UV acumulativa a lo largo de la vida.

Los casos de cánceres cutáneos no melanomas, (como son el carcinoma basocelular y espinocelular) aumentan en torno al 5% cada año.

  • Melanoma maligno: Es el tipo de cáncer de piel más grave y peligroso y afecta a las células responsables de sintetizar la melanina (pigmento que proporciona color a la piel). El melanoma, está íntimamente relacionado con la exposición directa al sol, especialmente con las quemaduras solares que se sufren durante la niñez… De ahí la importancia de tomar conciencia del asunto cuando somos jóvenes, también con nuestros hijos, de los cuales somos nosotros los responsables directos.

Pueden aparecer en piel sana, lunares y otras lesiones preexistentes… por eso cualquier cambio de color, aspecto, sangrado… es importante comunicarlo al médico con la mayor rapidez posible.

Así que mucha precaución a ala hora de exponerse al Sol… evita las horas centrales del día, aplícate y reaplícate protección solar cada vez que se necesario

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Pablo García

Farmacéutico Comunitario

Pablo García es Licenciado en Farmacia por la Universidad de Granada y Master en Marketing Farmacéutico. Apasionado del consejo farmacéutico desde hace más de 14 años ejerzo de farmacéutico comunitario. La misión de Medicadoo es difundir, explicar, dar a conocer… todo lo que un usuario puede encontrar en una farmacia… enmarcado en nuestra principal razón de ser… el consejo farmacéutico.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*