¿Cómo se conserva la Insulina?

De los tipos de  consultas que más veces nos realizan en la farmacia están relacionadas con la conservación de los medicamentos… casi todo el mundo tiene claro que deben estar lejos del alcance de los niños, en un lugar seco, lejos de fuentes de calor, en su envase o acondicionamiento… Pero… ¿Y las insulinas, lo tienes claro?



Todos los días me encuentro con muchos pacientes diabéticos que tienen asimilado un comportamiento que… al menos no es del todo correcto, así que vamos a meternos de lleno en esto de la conservación de insulinas…

¿Qué es la insulina?

Se trata de un polipéptido de 51 aminoacidos que consta de dos cadenas, la cadena A de 21 aminoácidos y la B de 30 aminoácidos. Estas dos cadenas se encuentran unidas entre si por 2 puentes disulfuro. El principal lugar donde se produce o fabrica es el Pancreas, mas concretamente en las celulas β. La Insulina es la principal hormona encargada de la regulación de los niveles de glucosa en sangre…

El principal tratamiento farmacológico para mantener los valores normales de glucosa en sangre en la Diabetes Mellitus tipo 1 (insulino dependiente), y en algunos casos de la Diabetes Mellitus tipo 2 (como en el caso de embarazadas, pancreatitis, insuficiencia renal), es la terapia con administración de preparados de insulina.

¿Cómo conservamos nuestra Insulina? 

Realmente se trata de algo sencillo, y que va a depender solamente si se trata de un envase (en este caso un bolígrafo) que ya has empezado o de uno que esta sin empezar…

•   Bolígrafos que NO están en uso:  en este caso los conservaremos en el envase original y en el frigorífico, como norma general a una temperatura de entre 4 y 8ºC. Nunca por debajo de los 2ºC ni congelar.

Sin usar, esta insulina será valida hasta su fecha de caducidad (no olvides chequear este aspecto) y otro consejo es que evites colocarla en la puerta de la nevera… la mejor situación sera en los estantes intermedios.

•   Boligrafo en uso: Aquí viene la «novedad»… la conservación de los bolígrafos en uso se hace a temperatura ambiente… como norma general por debajo de los 29ºC,  protegido de la luz y el calor directo. No es necesario el frío ya que la solución de insulina cuenta con los conservantes adecuados para una conservación fuera de frío de hasta 30 días, una vez pasados esos 30 días debemos desechar el «boli»

Ademas al no encontrarse fría la solución vamos a evitar que el pinchazo sea doloroso… esta es la principal ventaja, ademas de hacer más cómodo nuestro día a día.

Dos puntos importantes en cuanto a la conservación, sin que tenga que ver con la temperatura son:

  • Recordar el tapar el bolígrafo con su tapón correspondiente, y así evitar que la luz incida de manera directa en el cartucho.
  • Desenrroscar la aguja con la que nos inyectamos, evitaremos posibles fallos en el funcionamiento del bolígrafo.

Recuerdas que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:FacebookTwitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema  😉 y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.