Lo que debes saber sobre… Monurol

Se trata de un problema muy prevalente, las infecciones del tracto urinario son después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias y ademas son una causa frecuente de consulta en la atención primaria.  Aproximadamente el 20% de las mujeres sufre al menos un episodio de cistitis a lo largo de su vida. Las mujeres entre 20 y 40 años son las que sufren con más frecuencia estos episodios, llegando incluso a cronificarse en algunos casos.


Hoy nos vamos a centrar en las infecciones más comunes del tracto urinario, que son las bacterianas, aunque también hay casos de infecciones por hongos, virus, parásitos y otros patógenos.

Son muchas las bacterias susceptibles de producir algún tipo de infección urinaria, aunque el bacilo intestinal Escherichia Coli es el responsable de un 88% de las infecciones agudas.

¿Cuándo acudir al médico?

Al mínimo indicio, siempre acudir al médico, ya que una infección bacteriana debe ser tratada con antibióticos y son los médicos los únicos capacitados para prescribirlos. Normalmente, los primeros síntomas que pueden dar algún indicio de sospecha son:

  • Necesidad urgente y frecuente de orinar.
  • Picazón o quemazón en la uretra al orinar.
  • Enrojecimiento de la vulva y picor vaginal.
  • Dolor al orinar y en las relaciones sexuales.
  • Color turbio y lechoso de la orina.

¿Qué es le Monurol?

Monurol es un medicamento en sobres que contiene fosfomicina, un antibiótico útil en la prevención y tratamiento de las infecciones urinarias de las vías urinarias bajas producidas evidentemente por gérmenes sensibles a este antibiótico. Monurol lo encontramos además presentaciones de 2 y 3 gramos y de 1 y 2 sobres.

La fosfomicina es un antibiótico de amplio espectro, derivado del ácido fosfónico y su acción la realiza a través de impedir la síntesis de la pared bacteriana que protege a la bacteria.

¿Cómo se toma Monurol?

Si hablamos de un tratamiento de la cistitis aguda no complicada en mujeres adultas y adolescentes (mayores de 12 años), la posología más común es de 1 sobre de 3 g  (una sola dosis).

Esta toma, siempre mejor con el estómago vacío, o bien 1 hora antes de ingerir alimentos, o bien 2 horas después de ingerirlos, ya que éstos pueden retrasar la absorción de este medicamento. Además se hará preferiblemente antes de acostarse después de haber vaciado la vejiga. Por cierto, los sobres de Monurol se toman disueltos en medio vaso de agua o cualquier otro líquido.

Contraindicaciones y Precauciones de Monurol

  • Alergia a la fosfomicina.
  • Pacientes con insuficiencia renal grave.
  • Pacientes sometidos a hemodiálisis.
  • Niños menores de 6 años.
  • Se ha notificado la aparición de diarrea asociada a antibióticos con la mayoría de agentes antibacterianos, incluido fosfomicina y que esta puede ser de gravedad variable.
  • Importante: Una vez finalizado el tratamiento con Monurol, los síntomas clínicos desaparecen generalmente pasados 2 ó 3 días. La eventual persistencia de algunos síntomas locales no es, necesariamente, un signo de fallo terapéutico, sino que puede ser debida a la inflamación precedente.
  • Este medicamento contiene sacarosa, así que si eres diabético, tendrás siempre que comunicarlo antes de tomar este medicamento.

Mujeres embarazadas y Lactantes…

Monurol no se considera adecuado el tratamiento en régimen de unidosis de la cistitis aguda no complicada  en mujeres embarazadas. Aunque se dispone de gran cantidad de datos de seguridad en relación con la eficacia de fosfomicina durante el embarazo, la cantidad de datos de que se dispone en mujeres embarazadas es moderada y no es indicativa de toxicidad fetal o neonatal de fosfomicina.

Además, aunque sólo pasan pequeñas cantidades del medicamento a la leche materna, se puede utilizar la fosfomicina en una dosis oral única, durante la lactancia.

Interacciones

  • No debe combinarse con metoclopramida (primperan) para los vómitos, ya que este puede interferir en la acción del Monurol.
  • Interacción con los antagonista de la vitamina K como el Acenocumarol (Sintrom) o Warfarina, aumentando la actividad de estos medicamentos. Y seguro que sabes que son medicamentos que tienen un estrecho margen terapéutico, por lo que hay que tener especial atención.

Recuerda que se trata de un medicamento de prescripción médica y para su dispensación se necesita una receta médica.

Recuerdas que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:Facebook,Twitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema ? y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Pablo García

Farmacéutico Comunitario

Pablo García es Licenciado en Farmacia por la Universidad de Granada y Master en Marketing Farmacéutico. Apasionado del consejo farmacéutico desde hace más de 14 años ejerzo de farmacéutico comunitario. La misión de Medicadoo es difundir, explicar, dar a conocer… todo lo que un usuario puede encontrar en una farmacia… enmarcado en nuestra principal razón de ser… el consejo farmacéutico.