Enfermedades Autoinmunes un hueso duro de roer

Una enfermedad autoinmune es aquella en la que el sistema inmunológico ataca al organismo al que paradójicamente estaba diseñado para defender. Es una afirmación que tiene connotaciones revolucionarias, ya que en este tipo de patologías son los propios mecanismos de defensa los responsables de atacar y causar un daño.

¿Por qué son un hueso duro de roer?

Las enfermedades autoinmunes son  de diagnóstico difícil, ya que existen más de 80 tipos diferentes y  muchas de ellas presentan una sintomatología muy parecida. Además en muchos casos tienden a hacerse crónicas y no siempre responden al 100% al tratamiento administrado.

Estas enfermedades de origen desconocido, se cree que tienen un componente hereditario importante, ya que se piensa que son personas que genéticamente están predispuestas a que ciertos patógenos, virus, microorganismos, bacterias e incluso sustancias químicas y medicamentos inducen al sistema inmunológico a actuar de esta forma, atacando no solo a los patógenos, si no también reaccionando contra los tejidos sanos… es decir, nuestras propias defensas nos atacan!!!

Un sencillo esquema sobre nuestras defensas... ya mismo les dedicaremos un post

Un sencillo esquema sobre nuestras defensas… ya mismo les dedicaremos un post

¿Qué diferencia una enfermedad autoinmune de una alergia?

En la alergia, el sistema inmunológico actúa contra una sustancia que en condiciones normales ignora, en cambio en las enfermedades autoinmunes la reacción es contra una parte de tu propio organismo.

¿Cuáles son los síntomas?

Son tantas las enfermedades autoinmunes que hablar de síntomas se hace un poco ambiguo. Aún así, síntomas más coincidentes en este tipo de patologías son problemas dermatológicos, miastenia, malestar general, dolor e inflamación, que normalmente se hacen crónicos o se repiten en períodos de tiempo.

¿Qué diferencia una enfermedad autoinmune de una alergia?

En la alergia, el sistema inmunológico actúa contra una sustancia que en condiciones normales ignora, en cambio en las enfermedades autoinmunes la reacción es contra una parte de tu propio organismo.

¿Cuáles son las enfermedades autoinmunes más comunes?

Son tantas que expongo las que son a mi parecer como farmacéutico  las diez más representativas:

  • Diabetes Tipo I: Pues sí, la diabetes tipo I es una enfermedad autoinmune en la que tu propio organismo destruye selectivamente células beta del páncreas causando un déficit absoluto de insulina. Su tratamiento es administrar insulina en función de las necesidades del paciente. Se recomienda una dieta y estilo de vida saludables.
  • Enfermedad de Addison: Es una patología en la que las glándulas suprarrenales se ven con la incapacidad de producir hormonas debido a lesiones provocadas por el sistema inmune en la corteza suprarrenal. Esto puede provocar diarreas, vómitos, náuseas, oscurecimiento de partes de la piel del cuerpo, mareos, palidez, debilidad, lesiones en la mucosa bucal, etc. Se detecta por niveles bajos de Sodio y Cortisol, niveles altos de Potasio y presión arterial baja, especialmente ante cambios posturales.
  • Celiaquia: Es una enfermedad que afecta al revestimiento del intestino delgado impidiéndose así la absorción de determinados nutrientes de nuestro organismo. Este daño lo provoca el gluten presente en cereales como el trigo, el centeno, la cebada y se sospecha que también la avena. La sintomatología típica en estos casos es dolor abdominal, gases, estreñimiento, diarrea, pérdida de peso, heces fétidas, a veces va de la mano con padecer intolerancia a la lactosa, etc.
  • Artritis reumatoidea: Es una enfermedad crónica, de tipo inflamatorio que afecta principalmente a las articulaciones y tejidos que le rodean, con el tiempo puede afectar a otros órganos. El sistema inmune por causas desconocidas ataca a las articulaciones provocando rigidez, dolor, dificultad en el movimiento, puede provocar también deformidad, etc.
  • Miastenia grave: La miastenia grave es una enfermedad autoinmune, por causas normalmente desconocidas estas personas producen anticuerpos que atacan a células presentes en el músculo impidiendo la recepción de los mensajes de los neurotransmisores provenientes de las neuronas. Es una enfermedad grave que puede tener su origen en algún proceso tumoral en el timo. Los síntomas más comunes de esta enfermedad son: Cansancio generalizado, fatiga crónica, dificultad para respirar, masticar, moverte, hablar, etc. En general al paciente que padece miastenia casi cualquier acto de su vida cotidiana se le hace muy difícil, desde poder levantarse con normalidad, moverse e incluso deglutir alimentos puede convertirse en una tarea bastante compleja.
  • Anemia perniciosa: Es un tipo de anemia en la que el sistema inmunológico es el responsable del déficit en glóbulos rojos por déficit de vitamina B12.
  • Algunos tipos de hipotiroidismo: Las glándulas paratiroideas no sintetizan suficiente cantidad de hormonas tiroideas. Estas hormonas ayudan a regular los niveles de calcio, fósforo y vitamina D en sangre y hueso. La sintomatología es diversa, en resumidas cuentas diremos que los síntomas más comunes son: Dolor abdominal, uñas frágiles, calambres y espasmos musculares, sequedad en piel y cabello, dolor en cara y extremidades, hormigueo e incluso crisis convulsivas.
  • Vitíligo: El vitíligo se cree que por causas autoinmunes, el sistema inmunológico ataca a determinadas zonas de la piel, destruyen los melanocitos provocando unos pequeños parches blanquecinos. Es muy difícil de tratar pero no presenta cuadros graves, el daño que produce es más una cuestión estética.
  • Lupus eritematoso sistémico: Puede afectar a cualquier parte del cuerpo, ya que el tejido conjuntivo es atacado por los propios anticuerpos que el individuo produce. Pueden verse dañados cualquier órgano o sistema, siendo corticoides e inmunosupresores las principales opciones de tratamiento. La sintomatología puede ser muy variada, que desde cansancio, fiebre, artritis, dolores musculares y articulares, lesiones dermatológicas que varían en función del grado de enfermedad. Estas lesiones van desde pápulas blanquecinas, alteraciones de pigmentación a lo que se conoce como eritemas malares o eritemas en alas de mariposa, ya grande, rojizo que aparece principalmente en las mejillas, nariz, barbilla y pabellones articulares.
  • Psoriasis: La psoriasis es una afección autoinmune y tiene un componente hereditario bastante alto. Además el tabaco, el alcohol, el sobrepeso, determinadas sustancias y fármacos e incluso el estrés emocional entre otras pueden desencadenar esta respuesta inmuniria y ser un factor de riesgo importante en padecer una psoriasis. Podemos decir que en condiciones normales las células de la piel se renuevan aproximadamente una vez al mes, en las zonas afectadas por psoriasis esto ocurre cada pocos días, en la zona se acumulan células muertas provocando ese enrojecimiento, escamación y picor característico. Además la psoriasis al igual que otras enfermedades autoinmunes tiene una elevada probabilidad de ser padecida de forma combinada con otras enfermedades autoinmunes.

Recuerdas que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:Facebook,Twitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema 😉 y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.