Antigripales y cómo usar algunos de los medicamentos que combinas con más frecuencia.

Los antigripales como ya sabes son los medicamentos que se utilizan para combatir los síntomas típicos que se dan en una gripe o resfriado. La mayoría de ellos contienen como hemos comentado en alguna ocasión un analgésico y antipirético, para combatir los síntomas de fiebre, dolor y malestar, un descongestivo y un antihistamínico para combatir los síntomas típicos de rinitis y congestión nasal.


 

El problema es que a veces estos procesos vienen acompañados de otras dolencias que hacen que  con determinados antigripales podamos quedamos cortos, ¿Qué hacer en esos casos? Porque muchas veces nos consultan en la farmacia, con el Desenfriol puedo tomar el jarabe de la tos? ¿Puedo tomar el mucolítico con la Couldina? ¿Y si me duele la garganta? Os resumo los casos más comunes de cócteles en gripes y resfriados:

  • Bucofaríngeos: Más conocidas como «pastillas de chupar», se utilizan para combatir el dolor de garganta, normalmente con acción anestésica, analgésica y antiséptica. Su efecto es local y puedes tomarlo como te indica el prospecto sin interferir con la toma de antigripales.
  • Ibuprofeno: Siempre que el antigripal no contenga AINES (resumiendo solo permitido para aquellos que contengan paracetamol como analgésico y antipirético) y no presentes algún tipo de incompatibilidad, puedes alternarlo para complementar el efecto analgésico, antipirético con el del paracetamol que contenga el antigripal. Se pueda recomendar en procesos catarrales y gripales en los que no remite la fiebre, hay dolor intenso de garganta con inflamación, dolor corporal y malestar intenso que no remiten con el antigripal. La recomendación, no por incompatibilidad, sino por un mejor mantenimiento de la acción farmacológica es hacerlo en tomas alternas. Por ejemplo, si el antigripal lo tomas cada 8 horas, el ibuprofeno a las 4 horas de cada toma de antigripal. Eso sí, mejor de 400 mg, vas a tener casi los mismos beneficios y muchas menos posibilidades de padecer alguna de sus reacciones adversas.

  • Antitusivos: Existen antigripales como el Frenadol que ya contienen antitusivo en su formulación. El Frenadol contiene dextrometorfano, muy eficaz para combatir la tos seca. Pero eso sí, si prefieres otro antigripal que no contenga antitusivo o bien te gusta o te han prescrito o te va mejor algún otro jarabe para la tos del tipo Flutox, Bisolvon, Dastosin, etc, debes saber que no interaccionan con los antigripales y podrás seguir las pautas normales de administración.
  • Mucolíticos: Yo cuando hay tos productiva o un exceso de mucosidad y estamos tomando algún antigripal recomiendo acetilcisteina 600mg, por su comodidad, sólo una toma cada 24 horas, por su eficacia y su bajo precio, que estamos en crisis. Existe una amplia gama de mucolíticos eficaces, ya sea Mucosán, Pectox, Bisolvón mucolítico y así un largo etc que puedes tomarlo con tu antigripal de confianza.
  • Descongestivos en spray: No suelo recomendarlos por el efecto rebote que presentan y porque ya el antigripal suele llevar en su composición algún fármaco diseñado con este fin. Aún así, si la congestión nasal te puede puedes usarlo como te indica el prospecto.
  • Antibióticos: En ocasiones, más en gripes que en resfriados, estas dolencias pueden ir acompañadas de alguna infección bacteriana. En estos casos podremos necesitar algún antibiótico, siempre bajo prescripción médica. Seguiremos las pautas de administración establecidas por el médico.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:FacebookTwitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema      😉 y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Lalo Gastalver

Farmacéutico Comunitario

Lalo Gastalver es Licenciado en Farmacia y Máster en Marketing Farmacéutico. Mi inquietud por el mundo de la Farmacia me viene desde muy pequeño, mi padre Fernando y mi abuelo Jaime dedicaron su vida a esta bella profesión que llevo desarrollando desde el año 2003 en Fuengirola Málaga. Mi madre me dice que no soy farmacéutico, que soy Boticario como lo fue mi padre. Ahora os preguntaréis ¿Qué diferencia hay? Pues muchas, me encanta escuchar a los pacientes, resolver todas sus dudas, charlar con esos abuelos que te buscan más por conversar un rato que por la dispensación en sí, ayudar a dejar de fumar, a adelgazar y a todo lo que mi formación me permita.