Especial Tatuaje y sus Cuidados…

 Muchas son las personas que optan por esta forma de decorar su cuerpo y yo como farmacéutico y amante de este arte, pretendo dar unos consejos que te ayuden a resolver cuestiones típicas; como… qué le pasa a tu piel, cómo curarlo, cómo conservar la pigmentación y el color el mayor tiempo posible, etc… Antes de seguir, debes saber que en una farmacia encontrarás expertos en dermofarmacia habituados a tratar con esta antigua y a la vez moderna corriente… el tatuaje…


A la hora de hacernos un tatuaje, lo primero de todo es tenerlo claro y evidentemente ponernos en manos de expertos, negocios acreditados que trabajen con material estéril e hipoalergénico. Dejarnos de “cutres” ya que puede acarrearnos consecuencias desastrosas que van desde  un mal trabajo, hasta enfermedades como dermatitis, infecciones cutáneas locales, enfermedades como tétanos, diversos tipos de hepatitis, VIH, sífilis, etc. Así que id a negocios acreditados llevado por profesionales, sólo así evitareis un posible disgusto.

Síguenos en

Hace un hermoso día, estamos muy contentos con el trabajo que nos han hecho, pero a pesar de su bello aspecto, no deja de ser una herida. Es una perforación que afecta aproximadamente a los primeros dos milímetros de tu piel, la barrera cutánea queda deteriorada e impregnada de unos pigmentos que podríamos decir se han aplicado por punción. Tenemos que curarlo de manera que evitemos infecciones, favorezcamos la regeneración cutánea y optimicemos la conservación del tatuaje al máximo.

¿Cómo conseguirlo? El primer paso es constancia, hay que ser pacientes y no tener prisa en exhibirlo. En el estudio, normalmente te aplican una capa de una crema con alto poder hidratante, normalmente vaselina y un apósito o film de tipo plástico. El apósito lo mantendrás 24 horas, no debes quitártelo en este plazo de tiempo. Una vez transcurrido este tiempo, quitarás el apósito y lavarás el tatuaje tres veces al día. Aplicarás un jabón  bactericida,3-4 veces al día, evitando jabones con perfume y alcohol, durante unos 15 días.

Posteriormente secaremos con papel por presión, no restregar, no frotar, presionaremos varias veces hasta que el tatuaje quede totalmente seco. El último paso es aplicar una fina capa de crema que mantenga hidratado y ayude en el proceso de regeneración de tu piel. En este caso recomiendo cremas con dexpantenol, es un gran reparador y con un alto poder hidratante. Una que cumple estos dos requisitos es Bepanthol pomada protectora, crema que conozco como profesional y como usuario y es muy recomendable. Hay otros muy buenos productos que también puedes utilizar como el aceite Bio oil, es cicatrizante, reparador e hidratante. Lleva componentes como la caléndula, aceite de romero y aceite de manzanilla que también van muy bien en estos casos. Este proceso debemos hacerlo durante al menos dos semanas.

Evidentemente, durante este espacio de tiempo nos olvidaremos de exposición al sol, piscinas, baños en la playa y si no tienes más remedio que ir, prohibido el baño y mantenerlo tapado con un apósito no transparente y a ser posible que no sea de tejido en la zona de contacto, y si se mojara en la piscina o el mar, lavar con agua limpia, secar y aplicar crema.

 

Excepciones en el cuidado. Existen casos en los que por riesgo de infección o de agresión durante las dos primeras semanas lo taparemos, es decir, siempre que estemos en ambientes no idóneos. Por ejemplo, si es un trabajo o una actividad en la que puedes ensuciar el tatuaje, o si hay una exposición al sol, son situaciones en los que se recomendaría taparlo.

Ya han pasado las dos semanas. Ya ha pasado el primer ciclo del cuidado, ahora pasamos a otra etapa donde con más permisibilidad, seguiremos prestando atención al cuidado de tu piel tatuada. Durante dos o tres semanas más, es recomendable secarlo muy bien siempre que te des un baño en una piscina o en la playa. Si sudas haciendo deporte, o lo ensucias, lávalo con jabón y sécalo por presión. Si observas que tarda en curar, que la piel queda como reseca, veteada, podrás seguir aplicando crema hasta que lo observes totalmente curado y que el color sea homogéneo a tu piel.

Últimos “consejillos´´. Siempre que nuestro tatuaje esté expuesto al sol, sobre todo los de color, deben estar protegidos. Debemos aplicar protección total, al menos de factor 50, así conseguiremos que la calidad del color y de los trazos resistan el paso del tiempo. Esto debe hacerse siempre…

Recuerda que no expondrás el tatuaje al sol hasta pasadas dos semanas, a partir de este momento, pondrás protección cada vez que te expongas.

Como novedad en estos casos han lanzado al mercado Ladival pieles tatuadas 50 solar, no sólo protege frente a las radiaciones infrarrojo-A,  UVB/UVA , protegiendo el color del tatuaje, sino que además por su contenido en Pro-Vitamina B5 (pantenol) ayuda a cicatrizar y regenerar la piel. Los aceites nutrientes previenen la deshidratación y mantienen la elasticidad y firmeza de la piel proporcionando una mejor definición del tatuaje. Está formulado sin perfumes, sin colorantes, sin parabenos, sin peg. Por lo que ayudan a que no haya ningún tipo de irritación ni fototoxicidad en la zona aplicada.

Como ultimo consejo…si periódicamente aplicamos crema hidratante (sobre todo las específicas de estos casos) mejorará la calidad del color. Por ejemplo, en verano, cuando vengamos de la playa, puedes aplicar este tipo de cremas que alargarán la vida de tu tatuaje 😉

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:FacebookTwitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema   😉 y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*