La Diarrea Aguda y sus tratamientos.

Todos las hemos padecido alguna vez, o bien acompañadas de molestias gastrointestinales y retortijones o bien sin previo aviso, pero un buen día te levantas y zasca. De repente te ves obligado a marcar un perímetro de confianza alrededor del retrete, el cual no puedes sobrepasar porque corres el peligro de… Bueno ya sabes, algunas veces es mejor no ser excesivamente descriptivo y evitar entrar en detalles.

La definición de diarrea es compleja, dependerá en gran medida del número de deposiciones y de la consistencia de las mismas. Normalmente se caracteriza por un aumento en el número de deposiciones, más de tres al día y de baja consistencia. Ya digo, es una definición imprecisa porque hay ocasiones que con menos deposiciones, en función de la consistencia y otros síntomas ya puede diagnosticarse una gastroenteritis.

¿Por qué se produce la diarrea?

La diarrea normalmente se produce cuando el volumen de agua y electrolitos a nivel del colon excede su capacidad de absorción, eliminándose este excedente a través de las heces. Esto puede producirse principalmente por un aumento de secreción o bien por una disminución de la absorción en el intestino delgado. Hay casos menos frecuentes que se dan por problemas de absorción directamente a nivel del colon.

Las causas varían mucho dependiendo de edad, tratamientos, procedencia del paciente… La mayoría de los casos de diarrea aguda se dan por un proceso infeccioso,  como son los casos originados por norovirus (virus de Norwalk) (principal agente etiológico de diarreas en adultos), adenovirus, citomegalovirus… También hay infecciones de tipo bacteriana responsables de causar gastroenteritis (E. Coli, Shigella, Salmonella, Yersinia, Campilobacter…). Otros casos de infecciones, aunque de menor incidencia son las de tipo parasitaria (Giardia Lamblia, Crytosporidium, Entamoeba Histolytica…) e infecciones por hongos como las producidas por Candida Albicans.

En pediatría, los episodios diarreicos por rotavirus se llevan la palma, son el principal agente etiológico productor de diarreas en niños entre los 6 y 24 meses de vida. Además, la diarrea aguda es la patología más frecuente diagnosticada en niños menores de 3 años de edad, de hecho, se ha establecido una incidencia anual de 0,5 a 2 episodios.

Entre otras causas frecuentes que pueden provocar un episodio de diarrea aguda, son las alergias alimentarias (proteínas de leche de vaca, proteínas de soja…), trastornos de absorción y digestión (intolerancia a la lactosa, intolerancia al gluten…), consumo de fármacos (antibióticos, laxantes, inhibidores de la bomba de protones, antiácidos, procinéticos, diuréticos…), etc.

Tratamiento de la diarrea (1)

Tratamiento de la diarrea en tu Farmacia…

La hemos definido, hemos hablado de causas más comunes. Ahora es el momento de resumir los principales tratamientos de la gastroenteritis, evidentemente de aquellos casos no graves y en adultos, que son los que podemos abordar desde las farmacias. Personalmente en pediatría yo recomiendo siempre la revisión por su pediatra:

  • Primero: Detectar la gravedad de los hechos, normalmente los casos leves se caracterizan por menos de 8 deposiciones al día, escaso o nulo dolor abdominal y escasa o no presencia de fiebre (no más de 38,5º) y sin síntomas visibles de deshidratación (sequedad de la boca, falta de diuresis, orina concentrada, irritabilidad…) Siempre que pases de esto o lo creas oportuno no lo dudes, acude a tu médico.
  • Segundo: Reponer líquidos y electrolitos que estás perdiendo. Para esto existen un sinfín de preparados comerciales con una concentración adecuada en cloruro potásico, cloruro sódico, bicarbonato sódico y glucosa. También puedes recurrir a una limonada alcalina casera que se prepara con un litro de agua, dos cucharadas soperas de azúcar y una pizca de sal y otra pizca de bicarbonato. Aunque si puedes, busca las preparaciones comerciales, que las hay muy económicas y están especialmente formuladas para estos casos. La frecuencia de administración dependerá de las necesidades del paciente, se aconseja beber lentamente el preparado, a pequeños sorbos para que sea bien tolerado.
  • Tercero: Establecer una dieta adecuada, en las primeras 24-48 horas comenzar con dieta blanda, como sopa con arroz y yogures y poco a poco ir introduciendo sólidos como arroz, pollo o pescado al vapor, jamón o manzana cocida, pan tostado o queso fresco por ejemplo.
  • Cuarto: El empleo de probióticos, ya sabéis esos microorgsnismos que son beneficiosos para nuestro aparato digestivo han demostrado beneficios en el tratamiento y prevención de episodios diarreicos, sobre todo aquellos originados por infecciones.
  • Quinto: Empleo de fármacos siempre que el asunto lo requiera y evidentemente lo recomiende un experto en salud como el médico o el farmacéutico.

El más recomendado en estos casos es la Loperamida, ya sabéis el fortasec, la salvacolina, el imodium…  La Loperamida, se une a los receptores opiáceos en la pared intestinal, reduciendo el peristaltismo propulsivo. Se presenta en cápsulas de 2mg, siendo en adultos la dosis inicial 2 cápsulas de golpe y otra más con cada deposición con un máximo de 8 cápsulas diarias. Este medicamento puede ser administrado en niños, pero en mi caso, normalmente los derivo al pediatra.

Tanagel polvo: Tanato de gelatina con acción astringente. Precipita las proteínas superficiales de la mucosa gastrointestinal, impidiendo las secreciones. La dosis en adultos es tres veces al día, desayuno, almuerzo y cena.

Racecadotrilo, es un inhibidor de la encefalinasa, que disminuye la hipersecreción de agua y electrolitos en el intestino y no presenta efectos depresores a nivel del SNC. La dosis inicial en adultos es de 100mg, seguido de otros 100mg tres veces al día, antes de las principales comidas. El nombre comercial de este fármaco es Tiorfam, es un medicamento sujeto a prescripción médica.

Existen casos en los que las diarreas pueden ir acompañadas de vómitos, que el médico será el que debe valorar un antihemético bien por vía oral o vía rectal.

El uso de antibióticos se verá limitado al diagnóstico y tratamiento por parte del médico en los casos de infección bacteriana anteriormente mencionados. Aunque según datos estadísticos más del 90% de los casos de diarreas no requieren de tratamiento antibiótico ni antibacteriano.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:Facebook,Twitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema  y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Fuentes:

Elsevier Sección III 18 Diarrea aguda L. Bujanda Fernández de Piérola y J. Barrio Andrés

Agencia Esspañola de Pediatría Diarrea aguda Enriqueta Román Riechmann1, Josefa Barrio Torres2, Mª José López Rodríguez3