Conciénciate… Debes controlar tus niveles de glucosa en sangre.

Vamos a  hablaros de una patología que afecta a más de 400 millones de personas en todo el mundo. Una enfermedad que el pasado año fue responsable de la escalofriante cifra de más de 5 millones de muertes en nuestro planeta, y lo peor de todo es que estos números se multiplican cada año. De hecho, se espera que para 2040 la cifra mundial de diabéticos supere los 640 millones de personas.


Hoy día vivimos en una sociedad ambigua, donde el estrés, los problemas y el exceso de alimentos procesados, se mezclan con un grupo emergente de población que busca un estilo de vida saludable. Estas últimas son personas que cuidan su alimentación, hacen ejercicio físico y en general se interesan por todo lo relacionado con conseguir un estado de salud óptimo. Ambos grupos tienen costumbres evidentemente distintas, e incluso podríamos decir que estilos de vida totalmente opuestos, pero tanto los unos como los otros, deben coincidir en el siguiente punto; estar concienciados sobre la importancia de tener los  niveles de glucosa en sangre controlados. Evidentemente, en el primer grupo los factores de riesgo se incrementan y con ello las probabilidades de padecer diabetes. Y en el grupo de los que se cuidan, no podríamos entender esa búsqueda de estado de salud óptimo, pasando por alto algo tan importante como el control de los niveles de glucosa en sangre.

[bctt tweet=»Se espera que para 2040 la cifra mundial de diabéticos supere los 640 millones de personas.» username=»@medicadoo.es»]

Dicho esto vamos a pasar a explicaros algunos conceptos sobre diabetes y algunos indicios que pueden dar lugar a sospechas.

Hay varios tipos de diabetes, las principales son el tipo I y el tipo II, aunque para empezar a hablar de esta enfermedad, primero debemos explicar el origen de todo, la insulina.

La insulina, es una hormona que se segrega en el páncreas y su función es captar la glucosa presente en el torrente sanguíneo y transportarla al músculo, al hígado o al tejido adiposo para que pueda ser utilizada como fuente de energía o bien almacenada como reserva.

Ya teniendo claro el papel que ejerce la insulina en nuestro cuerpo, podemos comentar que en la Diabetes tipo I, nuestro organismo no tiene capacidad de producir insulina. Este tipo de diabetes es crónica, no tiene cura, y afecta aproximadamente al 5% de los casos de diabéticos. Eso sí, suele aparecer a edades tempranas y suelen ser pacientes, al menos en nuestro país, que están diagnosticados y bien controlados desde el punto de vista médico y farmacológico.

En cambio, la diabetes tipo II, es una diabetes que no avisa y que en muchos casos pasa totalmente inadvertida hasta que las consecuencias y el pronóstico de los pacientes empeora. De hecho, un diabético tipo II puede estar años sin saber que lo es, estimándose, que solo en España, a día de hoy hay más de 2 millones de diabéticos que ni siquiera  lo saben, esto supone 1 de cada 2 casos.

[bctt tweet=»Solo en España hay más de 2 millones de diabéticos que ni siquiera lo saben…» username=»@medicadoo.es»]

¿Qué complicaciones acarrea para tu salud una diabetes no tratada?

Destacar que la diabetes es la primera causa de enfermedad cardiovascular, fallo renal, ceguera y amputación de extremidades inferiores entre otras cosas.

De ahí la importancia de tener una alimentación saludable, evitar tóxicos como el tabaco, hacer ejercicio físico y controlar no sólo tu presión arterial y colesterol en sangre, sino también, tu nivel de glucosa. Ten en cuenta también, que la mayoría de casos están comprendidos entre los 40 y los 59 años.

¿Cuáles son las primeras señales que pueden alarmarnos?

  • Visión borrosa
  • Picor excesivo en extremidades
  • Aumento de apetito con pérdida de peso
  • Sed que no sacia bebiendo
  • Excesivo cansancio y fatiga
  • Aumento del número de micciones

 ¿Cuáles son los valores normales de glucosa en sangre?

Los valores normales de glucosa en sangre, son en ayunas de 70 a 100mg/dl.

¿Cuándo debemos preocuparnos?

Superar los 100mg/dl en ayunas puede ser un indicio de sospecha de prediabetes y si se dan estos valores frecuentemente o bien superas los 126mg/dl deberás acudir a tu médico.

Dicho esto, creo que ya ha quedado claro que la detección y el tratamiento a tiempo de la diabetes, va a ser esencial en el buen pronóstico de la enfermedad y en la prevención de futuras complicaciones y la única forma de hacerlo, es manteniendo controlados tus niveles de glucosa en sangre.

¿Cómo controlar tus niveles de glucosa en sangre?

Evidentemente puedes hacerte una analítica completa, que es lo más preciso. Pero por comodidad, accesibilidad y rapidez, puedes utilizar unos dispositivos llamados glucómetros que de forma fácil, rápida y precisa te dan los valores de glucosa en sangre a tiempo real.

¿Tener un glucómetro en casa?

¿Por qué no? Al igual que en muchos hogares hay un tensiómetro, disponer de un glucómetro puede ahorrarte más de un disgusto y además ser una herramienta muy útil en el control y buen mantenimiento de tu salud.

Dicho esto, en esta infografía os vamos a explicar al detalle cómo a utilizar uno de los glucómetros que puedes adquirir en tu Farmacia, en este caso el glucómetro Acofar, práctico, preciso y muy fácil de usar.

glucometro

Glucómetro Acofar

¿Alguna duda? Echa un vistazo a este vídeo donde te explicarán al detalle cómo utilizar el Glucómetro de Acofar, solo te llevará unos minutos.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:FacebookTwitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema    y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Lalo Gastalver

Farmacéutico Comunitario

Lalo Gastalver es Licenciado en Farmacia y Máster en Marketing Farmacéutico. Mi inquietud por el mundo de la Farmacia me viene desde muy pequeño, mi padre Fernando y mi abuelo Jaime dedicaron su vida a esta bella profesión que llevo desarrollando desde el año 2003 en Fuengirola Málaga. Mi madre me dice que no soy farmacéutico, que soy Boticario como lo fue mi padre. Ahora os preguntaréis ¿Qué diferencia hay? Pues muchas, me encanta escuchar a los pacientes, resolver todas sus dudas, charlar con esos abuelos que te buscan más por conversar un rato que por la dispensación en sí, ayudar a dejar de fumar, a adelgazar y a todo lo que mi formación me permita.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*