¿Por qué hay más alergias en primavera?

Seguro que más de una vez habréis escuchado eso de… la primavera la sangre altera… y es muy cierto, sí señor, pero como farmacéutico, debo informaros que la primavera altera algo más que la sangre. Es llegar  el final del invierno y el cambio de estación y comienzan a aflorar  una serie de fenómenos, siempre coincidiendo días arriba o días abajo con la semana santa,  que a los alérgicos les trae por la misma calle de la amargura, haciendo su particular estación de penitencia en estas fechas…


¿Qué pasa en primavera?

Con la primavera, comienzan a aumentar las temperaturas, las  horas de sol y cesan las lluvias invernales.  Esto genera un microclima óptimo que aprovechan muchas especies vegetales para comenzar sus procesos de floración y polinización. Pero al igual que no sólo del pan vive el hombre, no sólo del polen padece el alérgico. Al llover menos y al aumentar las temperaturas,  se fomenta la concentración de otros alérgenos en el ambiente como son los mohos, ácaros, polución, además del polen. En definitiva, se genera un cóctel explosivo que hace que los problemas de alergias en primavera eclosionen al unísono con la floración y los cambios climáticos.

En España hay más de 10 millones de alérgicos y lo peor de todo es que estas cifras siguen aumentando cada año a pasos agigantados.

En España hay más de 10 millones de alérgicos y lo peor de todo es que estas cifras siguen aumentando cada año a pasos agigantados... Clic para tuitear

¿Por qué se producen las alergias?

En un paciente alérgico, su cuerpo, detecta una sustancia que debía ser detectada como normal y pasar desapercibida en su paso por el organismo como nociva. En respuesta a este “extraño´´, genera anticuerpos. Estos anticuerpos se unen a los mastocitos (células que sintetizan y almacenan histamina que se encuentran principalmente en piel y mucosas) y a los basófilos presentes en el torrente sanguíneo. Esta unión provoca la liberación de histamina, una amina que está involucrada en diversas reacciones fisiológicas.

En un paciente alérgico, una sustancia que debía ser normal y pasar desapercibida en su paso por el organismo, es detectada como nociva. Clic para tuitear

Para entender los síntomas que se padecen en las alergias, tenemos que hablar primero de los receptores H (histamínicos). Existen 4 tipos de receptores para los que tiene afinidad la histamina H1, H2, H3 y H4. Realmente es un tema extenso y complejo, así que vamos a resumir los H2 y H1 un poquito para aclarar algunos puntos:

  • H2: Se encuentran principalmente en SNC, mastocitos y basófilos, musculatura lisa de los vasos sanguíneos, miocardio y en las células parietales de la mucosa gástrica. Destacar que están involucrados en procesos digestivos (entre otros), ya que su estimulación provoca un aumento de producción de HCl. De ahí que existan fármacos antiH2 como la ranitidina, famotidina… Utilizados en el tratamiento de la úlcera péptica.
  • H1: Se encuentran principalmente en la musculatura lisa de los vasos sanguíneos, bronquios, células secretoras, tracto gastrointestinal … Su estimulación está íntimamente relacionada con los principales síntomas que padecemos en alergias:
  1. A nivel bronquial su estimulación produce acción broncoconstrictora. Esto puede provocar tos e incluso asma.
  2. A nivel de las terminaciones nerviosas prurito y picores.
  3. Por estimulación de células secretoras moqueo, lagrimeo, estornudos.
  4. Inflamación del epitelio endonasal, provocando congestión nasal.

¿Cómo actúan los antihistamínicos?

Los fármacos utilizados para el tratamiento de estos síntomas son los antagonistas H1, como son: Cetiricina, loratadina, clorfenamina, difenhidramina, ebastina… Estos fármacos antagonizan, es decir, bloquean estos receptores H1 impidiendo o disminuyendo así la intensidad de los síntomas anteriormente mencionados…

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Lalo Gastalver

Farmacéutico Comunitario

Lalo Gastalver es Licenciado en Farmacia y Máster en Marketing Farmacéutico. Mi inquietud por el mundo de la Farmacia me viene desde muy pequeño, mi padre Fernando y mi abuelo Jaime dedicaron su vida a esta bella profesión que llevo desarrollando desde el año 2003 en Fuengirola Málaga. Mi madre me dice que no soy farmacéutico, que soy Boticario como lo fue mi padre. Ahora os preguntaréis ¿Qué diferencia hay? Pues muchas, me encanta escuchar a los pacientes, resolver todas sus dudas, charlar con esos abuelos que te buscan más por conversar un rato que por la dispensación en sí, ayudar a dejar de fumar, a adelgazar y a todo lo que mi formación me permita.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*