Los antioxidantes… Tus aliados en Dermofarmacia…

Cuando tu asesoramiento en cosmética  lo quieres dejar en manos de auténticos expertos, necesariamente debes recurrir a una Farmacia. Debes saber que un Farmacéutico además de contar con los conocimientos adquiridos durante cinco años de carrera, está en continua fase de formación y reciclaje.  Pero no solo contamos con estudios y formación, también sabemos atender con total precisión las necesidades de nuestros pacientes, de hecho, creo que para esto último tenemos un sexto sentido. Entonces, ¿quién mejor que un Farmacéutico sea el que te explique conceptos como  envejecimiento cutáneo, oxidación, antioxidantes, radicales libres, fotoenvejecimiento o envejecimiento prematuro…?


La verdad que gracias a la cantidad de información que tenemos a mano, estamos familiarizados con multitud de conceptos, que en muchos casos estamos acostumbrados a utilizar a diario, incluso sabemos en qué entorno y contextos clasificarlos, o si son buenos o perjudiciales. Pero realmente no sabríamos explicar qué son, así que para que estéis más documentados en el mundo de la dermofarmacia, voy a tratar de explicar en qué nos ayudan el empleo de antioxidantes y cómo combaten a los radicales libres responsables de los signos de envejecimiento, dos conceptos que como he dicho, se emplean a diario en el mostrador de una farmacia y debemos tener muy claro qué son, cómo actúan y cuáles son sus consecuencias.

¿Qué le pasa a nuestra piel con el paso de los años…?

A partir de los 35-40 años empezamos a sentir cambios en nuestra piel. Aparecen las primeras líneas de expresión, en muchos casos ya las primeras arrugas, también problemas de manchas, y así un sinfín de síntomas que hacen que nuestro cutis empiece  a pedir a gritos algún tipo de solución. Aunque lo cierto, es que cada vez la población ha tomado más conciencia y toma medidas de protección y tratamiento desde edades más tempranas.

El paso de los años, hace que nuestra piel experimente una serie de cambios, entre los que destacamos aquellos que afectan a la síntesis, calidad y  cantidad de colágeno de nuestra piel. O aquellos que afectan a las fibras de elastina, o que los glucosaminoglicanos vayan disminuyendo en cantidad, calidad y efectividad. ¿Los glucosamino qué…? Entiendo que el nombre está muy rebuscado, pero son estructuras que forman parte del tejido conectivo, epitelial, óseo, intercelular… Y uno de estos, es el Ácido hialurónico, molécula con una elevada capacidad de hidratación (es capaz de retener hasta 3000 veces su peso en agua) y que está muy de moda entre los activos que se incluyen en los preparados cosméticos por sus propiedades hidratantes, interviene en la renovación celular y en la síntesis de proteoglicanos.

La causas…

El caso es que nos vamos haciendo mayores, y eso en nuestra piel se nota. ¿Las causas…? Ciertamente son muchas, si abreviamos y nos centramos en aquellas causas que podemos prevenir o combatir y que están entre las principales causantes del estrés oxidativo que sufren nuestras células, diremos que la clave está en protegernos adecuadamente del daño solar y no fumar, ni consumir drogas ni sustancias tóxicas… Evidentemente por cuestiones no solamente estéticas, también por tu salud. Hay otros factores como el mismo paso de los años, otro tipo de radiaciones a las que estamos sometidos día a día, el estrés, los contaminantes…

Además de luchar contra el estrés oxidativo, y como más eficazmente lo conseguimos es mediante el empleo de antioxidantes,  hay rutinas básicas en tus pautas de tratamiento de belleza como son la limpieza, la hidratación y tratamientos adaptados a tus necesidades y tipo de piel, pero hoy nos vamos a centrar en cómo prevenir o ralentizar el estrés oxidativo y en cómo  los antioxidantes pueden ser un gran  aliado en tu rutina de belleza.

Una introducción a los radicales libres y al estrés oxidativo…

Los radicales libres son moléculas muy inestables que interaccionan con lípidos y proteínas presentes en las membranas celulares, y dificultan que las células puedan realizar correctamente sus funciones vitales. Entre sus acciones, cabe destacar que atacan al DNA celular y alteran el proceso de replicación, con lo que la renovación celular no se realiza correctamente, alterando además otras funciones vitales como la síntesis de colágeno o de otros componentes estructurales de vital importancia la buena salud de nuestra dermis como son los proteoglicanos. Por lo tanto, la acción de los radicales libres, hace que la piel vaya perdiendo calidad, elasticidad y capacidad de hidratación, haciéndose cada vez más sensible a la exposición solar y otros agentes externos.

Este daño celular, es lo que conocemos como estrés oxidativo, que podríamos definirlo de forma fácil como un desequilibrio que ocurre en nuestras células debido a un aumento de la acción de los Radicales Libres frente a los antioxidantes (moléculas que tienen la capacidad de neutralizarlos).

¿Cómo se generan estos Radicales Libres…?

Sin querer entrar en profundidad en este asunto para no repetirnos, los radicales libres se producen durante la respiración, e intervienen en diversas funciones fisiológicas. Son muy reactivos, y en presencia de determinados factores como son la contaminación, la radiación solar, el tabaco, dietas ricas en grasa… aumentan en proporción y provocan el daño celular (estrés oxidativo) anteriormente mencionado.

Fotoenvejecimiento y los Radicales libres…

Para que os hagáis una idea al respecto, vamos a resumiros brevemente en cómo puede influir negativamente la exposición al sol en nuestra salud y en cómo actúan los distintos tipos de radiación:

  • Rayos UV-C:Estos son los peores…son tóxicos y altamente dañinos para nosotros ¿lo mejor? no nos afectan ya que se filtran en su totalidad en la capa de Ozono… así que no está mal tomar conciencia sobre evitar contaminantes que fomenten la destrucción de la capa de ozono.
  • Rayos UV-B:Estos se filtran en un 90% por la capa de Ozono. Penetran poco en la piel, son llegando solo hasta la epidermis, pero son las principales responsables de un montón de los problemas asociados al sol, como son las quemaduras, eritemas y alrededor del 75% de los efectos carcinógenos causados por la radiación solar.
  • Rayos UV-A:Estos no son filtrados por la capa de Ozono y cuentan con una mayor capacidad de penetración en la piel, llegando hasta la dermis. Son los responsables del fotoenvejecimiento, ya sabéis, arrugas, manchas… y también del cáncer de piel.

En cuanto a la radiación Infrarroja… nos centraremos en la radiación IR-A, esa gran desconocida (más del 65% de la población no sabe ni lo que es). Este tipo de radiación tiene la capacidad de penetrar a las capas más profundas de la piel, llegando incluso a alcanzar la hipodermis provocando pérdida de capacidad de hidratación de la piel, generan radicales libres, contribuyen a la degradación de las fibras de colágeno… En definitiva son responsables de lo que conocemos como fotoenvejecimiento.

La conclusión, es que una piel más expuesta al sol y no protegida correctamente, va a ser más susceptible de padecer, deshidratación, pérdida de elasticidad, arrugas prematuras, líneas de expresión, además de las temidas manchas solares… y esto es lo que conocemos como fotoenvejecimiento . También, como ya sabréis, la radiación UV va a ser responsable de otros problemas más serios que pueden afectar gravemente a tu salud en los que hoy no queremos entrar.

Fumar envejece…?

Pues la respuesta es sí, la nicotina eleva la presión sanguínea, reduce la absorción del retinol (vitamina A), altera la síntesis de estrógenos, viéndose afectadas la síntesis de colágeno y elastina… Además, fumar provoca un descenso del flujo sanguíneo y una disminución del aporte de oxígeno y de nutrientes que nuestros tejidos necesitan para hacer sus funciones vitales.

El caso que fumar genera Radicales libres… con cada cigarro que nos fumamos estamos ingiriendo billones y billones de estos radicales libres que van a contribuir al envejecimiento prematuro de nuestra piel.  Esto acelera la aparición de problemas clásicos muy conocidos en el mundo de la dermofarmacia como son las líneas de expresión, aumento del número arrugas y de mayor profundidad, piel seca en general, arrugas en contornos, principalmente en la zona de los labios, manchas y así un largo etcétera. También debes saber que el tabaco provoca un descenso en el poder antioxidante que tiene la sangre para contrarestar la acción de los Radicales Libres, empeorando aún más el efecto nocivo que el fumar ejerce en nuestra piel.

Además fumar acarrea otros problemas serios para la salud como ya sabrás, así que además de tu salud, si fumas tu aspecto también está en juego.

Un dermoconsejo…

Pues evidentemente, además de intentar llevar una vida sana, protegernos correctamente del daño solar, hidratarnos correctamente… Nunca es tarde añadir a nuestra rutina diaria de belleza alguna fórmula con acción antioxidante que contrareste la acción de los dichosos Radicales Libres.

Como ya sabréis el arsenal terapéutico en una Farmacia es muy amplio, y hoy concretamente vamos a hacer mención al Sérm Maximum de la boratorios Tergum, disponibles tanto para piel seca, normal y/o mixta. Hago referencia a laboratorios Tergum, porque hay estudios que certifican al El Sérum Máximum, como el producto con mayor poder antioxidante, de hecho, estos estudios certifican que este sérum posee un mayor poder de neutralización de radicales libres que otros activos empleados en dermo como son por ejemplo el resveratrol o la vitamina C.

Sus acciones…

Además de antioxidante, tiene acción despigmentante y antiinflamatoria, y esto ayuda a mejorar el riego tisular, mejorando la regeneración de la piel, ayudando además a tratar con problemas de rojeces. También comentar que tiene un perfil lipídico muy similar al de la piel, por lo que la nutre eficazmente desde el interior, y su riesgo de provocar intolerancias es prácticamente nulo.

¿Quieres saber más sobre el Sérum Maximum de la boratorios Tergum? Pincha aquí

¿Lo quieres…? Pincha aquí…

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:FacebookTwitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema    y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Lalo Gastalver

Farmacéutico Comunitario

Lalo Gastalver es Licenciado en Farmacia y Máster en Marketing Farmacéutico. Mi inquietud por el mundo de la Farmacia me viene desde muy pequeño, mi padre Fernando y mi abuelo Jaime dedicaron su vida a esta bella profesión que llevo desarrollando desde el año 2003 en Fuengirola Málaga. Mi madre me dice que no soy farmacéutico, que soy Boticario como lo fue mi padre. Ahora os preguntaréis ¿Qué diferencia hay? Pues muchas, me encanta escuchar a los pacientes, resolver todas sus dudas, charlar con esos abuelos que te buscan más por conversar un rato que por la dispensación en sí, ayudar a dejar de fumar, a adelgazar y a todo lo que mi formación me permita.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*