Te explicamos las Insulinas en función de su Velocidad de Acción…

Cada vez son más técnicas las  consultas que nos llegan al mostrador… y por otro lado cada vez más pacientes recurren al Dr. Google para resolver problemas de salud, consultas que cada vez son más técnicas, precisamente porque tienen más acceso a información. Dicho esto, ¿Quién mejor que sea un farmacéutico el que te resuelva dichas cuestiones…? Pues eso, aquí me tenéis, vamos a dedicar nuestro post a la diabetes tipo I y a la velocidad de acción de las insulinas.


Me ha llamado la atención que en una misma semana me han hecho al menos dos consultas sobre qué diferencias hay entre las insulinas, que si porqué unas se ponen cuando comes, que si otras cuando el azúcar está alto, etc. Es un tema un pelín complejo y muy extenso, así que trataré de abreviar el asunto exponiendo los casos más comunes, de las insulinas más prescritas y dispensadas.

En cuanto a su efecto terapéutico, cuando hablamos de insulinas tenemos que tener muy claro estos tres parámetros:

  • Tiempo de inicio: Tiempo que transcurre antes de que la insulina alcance el torrente sanguíneo y comience a ejercer su acción hipoglucemiante.
  • Pico o acción máxima: Momento en el que se consigue su efecto máximo.
  • Duración: Tiempo que continúa la insulina ejerciendo su acción en el control y descenso de los niveles de glucosa en sangre.

Cuando clasificamos las insulinas en función de su tiempo de acción, distinguimos tres grupos básicos: De acción ultra-rápida, Rápida o regular, intermedia y prolongada.

Recuerda, son de prescripción médica, estos datos son orientativos y aproximados.

  • Insulinas de acción ultra-rápida: Comienza el efecto a los 15 minutos de aplicar la inyección, su efecto máximo aparece aproximadamente a la hora y tiene una duración que varía de 2 a 4 horas dependiendo de la insulina. Normalmente se administran en aquellos casos de subida inesperada de niveles de azúcar o bien como preventivos justo antes de las comidas. Hay que destacar que al abandonar rápidamente el torrente sanguíneo minimizan el riesgo de sufrir una hipoglucemia a posteriori. Las más comunes son Humalog Kwikpen, Novorapid Flexpen, Apidra Solostar…
  • Rápida o Regular: Comienza su efecto aproximadamente a los 30 minutos, el efecto máximo aparece a las 2 o 3 horas, con una duración de actividad de aproximadamente de 3 a 6 horas. Estas se suelen administrar media hora antes de las comidas para evitar subidas de niveles de azúcar cuando comemos. Las más comunes son la Actrapid vial, Actrapid Innolet…
  • Acción intermedia: Llegan al torrente sanguíneo aproximadamente a las 2 a 4 horas después de la aplicación, alcanzando su pico máximo máximo a las 4-12 horas y es eficaz durante aproximadamente 12 a 18 horas. Estas tienen añadido aditivos que permiten enlentecer su acción. Se aplican normalmente 30 o 40 minutos antes de las comidas o bien como tratamiento basal o en dos dosis a lo largo del día o para una sola dosis adicional por las noches. Las más comunes son Humulina vial, Insulatard Flexpen y Humalog Basal kwikpen.
  • Acción prolongada: Tardan horas en llegar al torrente sanguíneo y contribuyen a un mantenimiento de niveles bajos de glucosa en sangre en largos periodos que van de 16 a 24 horas aproximadamente. Estas son utilizadas normalmente como tratamiento de una sola dosis cada 24 horas. Los ejemplos más comunes son Lantus y Levemir.

Existen también mezclas de insulinas de acción rápida e intermedia que suelen aplicarse minutos antes de las comidas para prevenir subidas de los niveles de glucosa en sangre. Son las que incluyen la terminación Mix como Novomix, Humalog Mix, etc.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:FacebookTwitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema    y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Lalo Gastalver

Farmacéutico Comunitario

Lalo Gastalver es Licenciado en Farmacia y Máster en Marketing Farmacéutico. Mi inquietud por el mundo de la Farmacia me viene desde muy pequeño, mi padre Fernando y mi abuelo Jaime dedicaron su vida a esta bella profesión que llevo desarrollando desde el año 2003 en Fuengirola Málaga. Mi madre me dice que no soy farmacéutico, que soy Boticario como lo fue mi padre. Ahora os preguntaréis ¿Qué diferencia hay? Pues muchas, me encanta escuchar a los pacientes, resolver todas sus dudas, charlar con esos abuelos que te buscan más por conversar un rato que por la dispensación en sí, ayudar a dejar de fumar, a adelgazar y a todo lo que mi formación me permita.