Lo que debes saber sobre… Couldina

En plena época invernal, donde las lluvias aumentan y las temperaturas bajan, hablar de antigripales nunca está de más. Es precisamente de este asunto de lo que vamos a hablaros hoy, de antigripales y más concretamente de la Couldina, que es uno de los antigripales más vendidos.


La Couldina clásica, la de toda la vida, es una asociación de tres principios activos útiles en el tratamiento de los síntomas de gripes y resfriados… Y digo síntomas, porque como ya hemos comentado miles de veces en este blog, los antigripales ni curan ni previenen… Solo tratan los síntomas una vez que la enfermedad está presente.

Como iba diciendo, la famosa Couldina está compuesta por tres principios activos, el ácido acetil salicílico, la clorfenamina y la fenilefrina.

  • El ácido acetil salicílico, es un analgésico, antiinflamatorio y antipirético que se utiliza para combatir el malestar, el dolor y la fiebre.
  • La clorfenamina es un antihistamínico que alivia la secreción nasal.
  • La fenilefrina es un simpaticomimético que reduce la congestión nasal.

Ya veis que con este cóctel, tienes para combatir un amplio grupo de síntomas. Y ahora, la pregunta del millón podría ser… ¿Y la tos…? ¿Sirve la Couldina para esto? La respuesta es no, Couldina no lleva antitusivo en su composición, así que si además de malestar, fiebre, rinitis, lagrimeo y congestión nasal tienes tos, deberás pedir a tu farmacéutico un antitusivo.

Yo personalmente como farmacéutico prefiero así los antigripales, ya que en muchas ocasiones estas dolencias pueden no cursar con este síntoma, y si el antigripal ya lleva el antitusivo, te estás tomando un medicamento de más que no necesitas.

Contraindicaciones más importantes…

La Couldina clásica contiene ácido acetil salicílico a dosis de 500mg, y esto conlleva sus contraindicaciones… Os vamos a resumir según su ficha técnica quiénes son los principales pacientes que tiene contraindicado este medicamento:

  • Alérgicos al ácido acetil salicílico y salicilatos… Aspirina para los amigos… O cualquiera de sus componentes.
  • Asmáticos.
  • Pacientes con problemas de úlcera u otras afecciones estomacales de este tipo.
  • Pacientes con hipertiroidismo.
  • Hipertensión no controlada, taquicardias y otros problemas relacionados con el sistema cardiovascular.
  • Glaucoma (presión ocular elevada).
  • ¿Estás en tratamiento con anticoagulantes orales (sintrom)? Debes saber que Couldina está contraindicada en estos casos.

¿Pueden tomarlo los niños…?

Este medicamento está indicado para adultos y adolescentes a partir de los 16 años.

¿Se puede tomar alcohol…?

Esta es la pregunta del millón… Muchas veces, sobre todo en fin de semana, el paciente al comprar un antigripal pregunta… ¿Con esto se puede beber…? Debéis saber que el alcohol aumenta la posibilidad de que se produzcan efectos adversos gastrointestinales producidos por al ácido acetilsalicílico. Además el alcohol puede provocar la irritación crónica producida por ácido acetilsalicílico y potencia el efecto sedante producido por la clorfenamina.

¿Embarazo y lactancia…?

Couldina no se debe tomar durante el embarazo a no ser que su médico considere que es estrictamente necesario, además está estrictamente contraindicado en el tercer trimestre.

Este medicamento no se puede utilizar durante el periodo de lactancia, porque puede producir efectos adversos en el bebé.

¿Vas a conducir…?

Couldina puede producir somnolencia, así que es conveniente antes de ponerte al volante o a dirigir maquinaria, sepas cómo reaccionas a este medicamento.

¿Cómo se toma Couldina con Ácido Acetil salicílico…?

1 comprimido cada 8 horas, si fuera necesario se podría tomar cada 6 horas (Recuerda, máximo 3 o 4 veces en 24 horas).

Es importante disolver correctamente el comprimido en un poco de líquido, preferiblemente medio vaso de agua y esperar hasta que el burbujeo o efervescencia haya desaparecido totalmente.

Es importante también tomar Couldina junto con alimentos, nunca con el estómago vacío.

También tienes Couldina Instant, Couldina con Paracetamol y Couldina con Ibuprofeno…

Las diferencias son simples, Couldina con Paracetamol sustituye el ácido acetil salicílico por paracetamol. En este caso pierdes eficacia antiinflamatoria, pero tienes menos contraindicaciones. Sobre todo en lo referente a alérgicos a antiinflamatorios, úlcera, asma o tratamiento con anticoagulantes por ejemplo. Aunque en este caso si está también contraindicado en hipertensos, hipertiroidismo, glaucoma, diabetes, insuficiencia hepática…

Couldina con Paracetamol también se toma cada 6 u 8 horas, y se puede tomar a partir de los 15 años de edad.

En el caso de Couldina con Ibuprofeno, ídem de lo mismo, sustituye los 500mg de ácido acetil salicílico por 400mg de Ibuprofeno… Este antigripal está diseñado para aquellos pacientes que se decantan en estos casos por la acción analgésica, antiinflamatoria y antipirética del ibuprofeno más que por la del Ácido Acetil Salicílico, que la verdad que hay pocas opciones en el mercado para estos casos.

Couldina con Ibuprofeno, no se aconseja tomar más de 3 comprimidos al día (cada 8 o cada 12 horas según síntomas) y se puede administrar a partir de los 12 años.

Las contraindicaciones son similares a Couldina clásica con ácido acetil salicícilico.

Las Couldinas instant, son presentaciones de las couldinas con paracetamol y con ácido acetil salicílico, prácticamente iguales desde el punto de vista terapéutico, pero en sobres.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

 

Autor

Lalo Gastalver

Farmacéutico Comunitario

Lalo Gastalver es Licenciado en Farmacia y Máster en Marketing Farmacéutico. Mi inquietud por el mundo de la Farmacia me viene desde muy pequeño, mi padre Fernando y mi abuelo Jaime dedicaron su vida a esta bella profesión que llevo desarrollando desde el año 2003 en Fuengirola Málaga. Mi madre me dice que no soy farmacéutico, que soy Boticario como lo fue mi padre. Ahora os preguntaréis ¿Qué diferencia hay? Pues muchas, me encanta escuchar a los pacientes, resolver todas sus dudas, charlar con esos abuelos que te buscan más por conversar un rato que por la dispensación en sí, ayudar a dejar de fumar, a adelgazar y a todo lo que mi formación me permita.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*