Antiinflamatorios… ¿Piensas que solo hay que tener precaución con el estómago…?

El equipo de medicadoo intenta siempre aportar su granito de arena contra la automedicación, sin lugar a dudas es un error, y puede ser peligroso para la salud. Pero sabemos que no son pocos los que conservan algún medicamento que otro en casa, y ante determinadas dolencias tiran de botiquín sin consultar previamente a un profesional. ¿Para qué te la juegas, si seguro que cerca de tu casa hay una farmacia dispuesta a solucionarte cualquier consulta relacionada con el uso de medicamentos…? Ah, por cierto… Mucho cuidado también con las consultas a Dr Google, asegúrate siempre estar asesorado por profesionales.


Uno de los grupos de medicamentos que es más susceptible a la automedicación son los conocidos como antiinflamatorios (lo correcto es antiinflamatorios no esteroideos, AINES). Ya sabes, el Espidifen, Dalsy o ibuprofeno en general, Enantyum, Aspirina, Antalgin (las pastillas azules que utilizan muchas mujeres para el dolor menstrual), Voltaren con diclofenaco… El arsenal es amplio, quizás en popularidad es el ibuprofeno el más consumido de todos con diferencia. Pues muchos pacientes a la hora de tomarlo, solo caen en su gastroagresividad… Y cuando algo duele, todos saben que tienen que tomarlo con comidas porque es fuerte para el estómago, pues sí lo son, pero además tienen otras reacciones adversas y contraindicaciones. Hoy precisamente, además de explicaros porqué son gastroagresivos, os vamos a describir dos de ellas, el riesgo cardiovascular y la precaución de uso en asmáticos, ya que a pesar de su importancia, muchos pacientes las desconocen.

Muchos pacientes hipertensos y asmáticos desconocen el riesgo asociado al uso de antiinflamatorios... Clic para tuitear

AINES, el origen de todo… Su mecanismo de acción…

Los AINEs actúan inhibiendo una enzima llamada COX (ciclooxigenasa), esta enzima en su forma de COX-2 está implicada en los procesos inflamatorios, así que los AINEs al inhibirla producen ese efecto antiinflamatorio.

No solo a nivel de estómago… También en la zona intestinal…

El problema es que la mayoría de estos AINE actúan también sobre  la llamada COX-1,  enzima relacionada con la producción de unas sustancias que son protectoras de la mucosa gastrointestinal. Al dejar de funcionar esta COX-1 no se producirán unas prostaglandinas gastroprotectoras que inhiben la secreción ácida, y estimulan la secreción de moco protector gastrointestinal.

Esta es la principal causa por la que la gran mayoría de los AINEs, son potencialmente dañinos no solo para el estómago, también para el intestino, pudiendo producir reacciones adversas a nivel gastrointestinal como gastritis, producción de hemorragias y ulceración de mucosas gastrointestinal, etc.

Otros mecanismos de gastroagresividad…

Si la acción sobre las ciclooxigenasas ya es importante, existen además otros mecanismos de gastroagresividad de los conocidos como antiinflamatorios que voy a tratar de resumiros:

Daño directo: La administración de AINEs, provoca cambios en la hidrofobicidad de la mucosa gastroduodenal, se acidifica el medio y como consecuencia aumenta el riesgo de lesión.

Alteraciones de la microcirculación: Tras la administración de AINES, se producen alteraciones localizadas en la microcirculación gástrica y del flujo sanguíneo, lo queprovoca una disminución de la resistencia a los jugos gástricos de las zonas afectadas.

La verdad que todo es mucho más extenso y he tratado de resumirlo para hacerlo apto a todos los públicos, pero el caso que el consumo de AINES es la segunda causa más frecuente de úlcera péptica, quedando justo detrás de H.pylori y por delante del estrés que sería la tercera causa.

AINEs y riesgo cardiovascular…

Los AINEs al inhibir la COX2, producen un aumento de la reabsorción de Cloro y Sodio en una zona del riñón denominada asa de henle, además estimulan la síntesis de sustancias con acción vasopresora, acciones que podrían conducir a un incremento de la presión arterial en pacientes tratados con este tipo de medicamentos.

La conclusión, es que por su propio mecanismo de acción, los AINEs pueden incrementar los valores de presión arterial. La relevancia, va a depender en gran medida del paciente y de la dosis y/o duración del tratamiento. Es decir, si tus valores de tensión son normales, y tu tratamiento está en un margen seguro de dosificación, no es una reacción adversa relevante, lo normal es que no tengas que preocuparte. En cambio si padeces de hipertensión, sobre todo los casos difíciles de controlar aún en tratamiento con antihipertensivos, es conveniente que el médico le realice un seguimiento y controles los valores de tensión arterial durante el tratamiento.

AINEs… Precaución en pacientes asmáticos…

El uso de AINES puede provocar lo que se conoce como síndrome ASA-Tríada o asma asociado a intolerancia a AINEs. Esta reacción, se produce por un fenómeno de hipersensibilidad a este tipo de fármacos, que comienza en poco tiempo desde su administración (de pocos minutos a unas tres horas aprox), con una reacción respiratoria severa que va de rinitis a sinusitis, tos persistente y broncoespasmos, para terminar en una obstrucción respiratoria, básicamente lo que conocemos como un ataque de asma.

Más del 20% de los asmáticos son sensibles de padecer este tipo de reacciones, dándose más en adultos que en niños, siendo los adultos con asma grave los más propensos a sufrir esta reacción de hipersensibilidad. De hecho, solo se recomienda el uso de AINES en pacientes diagnosticados de asma grave bajo riguroso control médico.

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales:FacebookTwitter e Instagram

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema  😉 y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*