Lo que debes saber sobre… los Filtros Solares

Es cierto que de un tiempo a esta parte el tema de la protección solar esta más que superado… es decir, casi cualquier persona tiene muy claro la importancia y la necesidad de una correcta protección solar, en eso hemos mejorado mucho. Pero como este mundo que tenemos no es perfecto (para nada), ahora estamos en la etapa de cuestionar a los protectores solares, a través de webs o de redes sociales encontramos a un montón de “iluminados” que cuestionan siembran dudas sobre la seguridad de los filtros solares aprobados por las autoridades y haciendo apología de los filtros solares llamados “naturales”.



¿Quizás debamos empezar por el principio, verdad? ¿Qué es un protector solar?

Si nos fijamos en la definición que encontramos en la recomendación de la UE relativa a la protección solar, tenemos que un producto de protección solar es cualquier preparado (como crema, aceite, gel o aerosol) de aplicación sobre
la piel humana con la finalidad exclusiva o principal de protegerla de la radiación UV absorbiéndola, dispersándola o reflejándola.

Esa capacidad para absorber, reflejar o dispersar los fotones de la región UV e IR solo se consigue por medio de lo que se conoce como Filtros Solares, por lo tanto y para entendernos, los filtros solares vienen a ser los principios activos de estos productos.

Estos filtros solares tienen capacidad para absorber, reflejar o dispersar fotones de la región UV e IR. En la formulación del protector solar se combinan diversos tipos de filtros solares en función del nivel de protección, del tipo de radiación frente a la que protege, o dependiendo de para quien sea el protector (infantil, adulto, piel sensible…)

¿Cualquier sustancia puede ser un Filtro Solar?

Pues obviamente NO, Los filtros solares deben cumplir con unos requisitos básicos, a saber:

  • Como es lógico deben tener capacidad para absorber, reflejar o dispersar fotones de la región UV.
  • No pueden tener ningún grado de toxicidad aguda o crónica, ya que formaran parte de la composición de productos que deben usarse a diario.
  • Deben ser estables aún en condiciones de altas temperaturas, exceso de luz o de humedad… recuerda donde se van a usar los protectores solares que llevan estos filtro.
  • Y por último… son productos regulados, y deben aparecer en el Reglamento (CE) nº 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009 , sobre los productos cosméticos. En este reglamento se determina que sustancias pueden ser usadas como filtro solar y cuál es su concentración máxima… en concreto existe un listado de 27 filtros solares, las sustancias que no estén en este reglamento, NO PUEDEN SER CONSIDERADAS FILTROS SOLARES.

¿Qué tipos de filtros solares existen?

Vamos a clasificar los filtros solares en 4 tipos diferentes:

Filtros Químicos: Son compuestos químicos que básicamente funcionan absorbiendo radiación UV (dañina) que posteriormente será transformada en otro tipo de radiación inocua para nuestra piel. Estos filtros químicos protegen tanto frente a la radiación UV-B como UV-A, absorbiendo este tipo de radiación y transformandola en otro tipo que no sea dañina para nuestra piel.

No se recomienda su aplicación en pieles atópicas, intolerantes, o en pieles agredidas con quemaduras, cicatrices recientes, quemaduras… ¿Por qué? Para ejercer su acción se degradan o transforman en otras sustancias que pueden dar lugar a problemas de alergia o fotosensibilidad

Necesitan cierto tiempo para ejercer su acción ¿cuánto? Esta es la razón por la que la recomendación en el uso de protectores solares sea la de aplicarlos al menos 25-30 minutos antes de la exposición solar. En la actualidad existe algún estudio que disminuye en mucho ese tiempo, pero como te cuento, las recomendaciones de los expertos sigue siendo la de respetar los tiempos.

Son los filtros más usados, ya que son los más numerosos y además los que tienen una mayor cosmeticidad.

Filtros Físicos o también llamado Minerales: Este tipo de filtros protege frente a todo tipo de radiaciones solares dañinas: UV-A, UV-B e IR-A, pero en este caso lo hacen a modo de escudo… reflejando y dispersando estas radiaciones. Es decir con un protector a base de filtros minerales lo que hacemos es colocar una capa “física” que directamente actúa a modo de barrera e impide que esas radiaciones incidan en nuestra piel

La principal ventaja con la que cuentan, es que no se absorben por lo que son tolerados para todo tipo de pieles… y son los adecuados para niños o para pieles “problematicas”. La principal desventaja que tenían es que eran muy poco cosméticos, algo que actualmente se ha solucionado con el uso de estos filtros micronizados, que son los llamados filtros físicos nano.

Como no puede ser de otra manera, estos filtros nano (filtros físicos micronizados, es decir, pulverizados hasta tener un tamaño muy, muy, muy pequeño) también han estado rodeados de cierta polémica sobre su seguridad. Y como casi siempre, los expertos concluyen que son productos seguros y por eso los vas a encontrar en muchos protectores solares: pediátricos y aquellos formulados para pieles sensibles o reactivas.

Siempre que veas un protector solar con la leyenda “mineral” es que esta formulado solo a base de estos filtros solares físicos. En otras muchas ocasiones, como en las formulas pediátricas, se combinan filtros físicos con químicos, organominerales y biológicos.

Filtros Organominerales: Estos son una especie de híbrido… ya que actúan como los dos anteriores, es decir absorbiendo y transformando la radiación y también reflejándola. Además cuentan con otra ventaja más… y es que no cuentan con los problemas de alergias o de fotosensibilidad que producen los filtros químicos.

Filtros Biológicos: Este tipo de filtro no actúan sobre la radiación, por lo que no influyen en el FPS, es decir no van a absorber ningún tipo de radiación. ¿Entonces?  Estos filtros biológicos son antioxidantes que van a actuar evitando la formación o “inactivando” los radicales libres que son producidos por la radiación UV o IR.

¿Son seguros los filtros solares?

En esto pasa como con las vacunas… se ha trabajado mucho sobre la importancia y necesidad de usar protectores solares para evitar los efectos nocivos de las radiaciones solares… se ha conseguido que una parte importante de la población tenga muy presente que es un método para prevenir enfermedades graves… y como suele pasar…nos relajamos y empiezan a aparecer los “vendehumos”.

Es importante que en Europa los cosméticos están regulados por el Reglamento (CE) nº 1223/2009 donde quedan reguladas las obligaciones de los diferentes agentes implicados en la comercialización de cosméticos, la obligatoriedad de la realización de un informe de seguridad para todos los cosméticos, así como la regulación de todos los ingredientes cosméticos. Toda la información sobre el cosméticos en cuestión se recoge y guarda en una base de datos única europea, a la que tienen acceso las autoridades nacionales de control y los centros de toxicología.

Y tú puedes pensar… si, si… todo esto esta muy bien, pero… ¿Quién dice que un ingrediente cosmético es seguro y eficaz? Para esto, en la U.E. se cuenta con el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Unión Europea que se encarga de evaluar y emitir dictámenes sobre los riesgos para la salud y la seguridad (riesgos químicos, biológicos, mecánicos y físicos de otro tipo) de los productos de consumo no alimentarios (por ejemplo, productos cosméticos y sus ingredientes, juguetes, productos textiles y de confección, productos domésticos y para el cuidado personal, etc.) y de los servicios (por ejemplo, tatuajes, bronceado artificial, etc.).

En conclusión…

Que no te líen… como no puede ser de otra manera, todo se encuentra regulado y vigilado por las autoridades europeas y españolas, los cosméticos que se compran en España son eficaces y seguros, siempre que lo hagas en establecimientos adecuados. Así que no debes hacer caso a toda esa cantidad de noticias fake que se encuentran en webs “de dudosa calidad” o en RRSS, y si tienes cualquier duda recuerda que puedes acudir a tu farmacia más cercana.

Recuerda que la exposición al sol sin precaución y sin protección desde las edades más tempranas, está íntimamente relacionada con el cáncer de piel, además de otras lesiones…Es vital que nos protejamos nosotros y a nuestros hijos utilizando fotoprotectores y evidentemente aplicando el sentido común… y no olvides seguirnos en nuestro blog y a través de este hastag:

#farmaconsejosolar

Recuerda que puedes seguirnos también a través de nuestras Redes Sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Si tienes dudas… puedes hacernos cualquier consulta sobre este u otro tema y si este artículo te ha parecido interesante, compártelo a través de tus Redes Sociales.

Autor

Pablo García

Farmacéutico Comunitario

Pablo García es Licenciado en Farmacia por la Universidad de Granada y Master en Marketing Farmacéutico. Apasionado del consejo farmacéutico desde hace más de 14 años ejerzo de farmacéutico comunitario. La misión de Medicadoo es difundir, explicar, dar a conocer… todo lo que un usuario puede encontrar en una farmacia… enmarcado en nuestra principal razón de ser… el consejo farmacéutico.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *

*